Busca:   en:
Inicio > Revista

Voz : aprender a sentir y escuchar (Parte II)

Mi objetivo, trabajando así, es de no infantilizar la persona que me consulta y permitir que esa persona se exija -dentro de las posibilidades que le permiten su realidad física- una voz que convenga a su personalidad, que se adapte a ella tomando su camino único en la reeducación.
Sarah Tessarech | 15/08/2006
- obtener una buena cerradura de las cuerdas vocales (o de lo que queda en caso de cirugía) : propongo ejercicios geniales de Françoise Estienne que trabaje en Bélgica y manipulaciones de laringe que permiten escuchar la voz y dar al paciente un poco de optimismo en ese trabajo y generar nuevas sensaciones sobre las cuales nos vamos apoyar ;
- vocalizaciones adaptadas a la patología, otra vez ver en la bibliografía y los ejercicios de Françoise Estienne que usa sonidos adaptados a cada uno ;
- uso de la respiración abdominal : sentado, de pie, en voz baja, cantada, fuerte si se puede, con modelo (es obvio que hay que manejar esa respiración como terapeuta si la queremos usar, mostrar y demostrar su interés para la economía del funcionamiento vocal) ;
- hay veces, pero no siempre, se puede hacer unas sesiones de relajación con ojos abiertos (no recomendada para los pacientes muy ansiosos ) ;

- lectura voz alta ;
- lectura indirecta ;
- puesta en situación según las demandas, las inquietudes, las necesidades personales y profesionales de cada uno.


Como lo dije ya, uso ese material poco a poco, haciendo cada vez muchas preguntas al paciente para que pueda sentir, escucharse. Después de cada ejercicio –o a veces durante los ejercicios- pregunto cosas simples como «¿ le duele ? », « que le parece su voz ahora ? », «¿ escucho el cambio ? », « ¿sintió la falta de aire ? », etc. Así la persona se puede apropiar el material, a las técnicas, buscar de su lado (entre las sesiones) lo que le va mejor.
A cada principio de sesión, espero del paciente que me cuente un poco lo que remarco de su funcionamiento, cuando se ha visto en situaciones más difíciles y más fáciles, cuando le gusto más su voz, cuando se daño, como hizo para recuperarse, si pudo.
Rápidamente, yo no estoy nada mas que para controlar que este trabajo se siga haciendo y para apoyarlo y afinarlo. De este modo, las sesiones pueden estar más espaciadas (desde que el paciente no se hace más daño) y es el paciente que me pide que trabajemos más algunas características u otras, con las técnicas que mejor le conviene hasta que el funcionamiento ideal para esa persona y su tipo de problema se automatice. Tal vez, ese punto es el más problemático para algunos, por eso, mismo si me parece que esta todo bien, les doy sita cada tanto para averiguar que no haya recaída.
Mi objetivo, trabajando así, es de no infantilizar la persona que me consulta y permitir que esa persona se exija -dentro de las posibilidades que le permiten su realidad física- una voz que convenga a su personalidad, que se adapte a ella tomando su camino único en la reeducación.

 

Referencias

Françoise Estienne, Dominique Morsomme, 2005, 372 exercices pour articuler, gérer son bégaiement et sa voix. Ed. Solal. coll. Le monde du verbe.

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada