Busca:   en:
Inicio > Revista

Selección de lecturas de comunicación educativa. (Parte X)

La identificación de la comunicación como acción, como proceso básico y su imbricación profunda con la vida en sociedad, ha estado presente en múltiples definiciones. Este último aspecto aporta más dificultades a la precisión terminológica, al extremo de llegar a la afirmación de que: "La comunicación es la metáfora básica en la interpretación humana de la experiencia, y cualquier cosa puede ser tenida por comunicación si una persona la considera así..." (Heymes, citado en 5, p.38).
¿Cómo definir la comunicación?

El análisis de las variadas fuentes teóricas que han contribuido al surgimiento de la ciencia de la comunicación nos permite comprender la existencia de numerosas definiciones del término, a partir de diferentes posiciones y del énfasis en unos u otros aspectos del proceso comunicativo. La coexistencia de enfoques distintos propicia la heterogeneidad del objeto de estudio y hace compleja la búsqueda de definiciones compartidas por la mayoría de los estudiosos del tema.

Si se toma como punto de partida la definición etimológica de comunicar, se encuentra que el término procede del latín communicare, que significa: establecer algo en común con alguien, compartir alguna información, ideas, etc. Esta definición subraya el carácter co-participativo de la acción.

A pesar de su origen epistemológico, el uso del término, tanto en la vida cotidiana como en el plano científico sufre de "polisemia", ya que ha adoptado gran cantidad de significados muy diversos entre sí, que incluyen no solo las relaciones interpersonales, sino fenómenos de otra índole, como por ej: "Unión que se establece entre ciertas cosas, tales como mares, pueblos, cosas o habitaciones, mediante pasos, crujías, escaleras, vías, canales, cables y otros recursos". (1)

(1) Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia, (citado en 5)

Según la opinión de Winkin a partir del estudio de diversas acepciones del término comunicación, los usos que significan participar, compartir, han ido pasando a un segundo plano, cobrando mayor auge en la actualidad de los usos centrados en transmitir, llevar de un lugar a otro, que son los más extendidos ahora. Se habla, por ej; de medios de comunicación, incluyendo tanto a la prensa, radio, TV, como a medios de transporte, correos, etc.

El papel dominante que ha adquirido esta definición de comunicación está seguramente relacionado con la notable influencia ejercida por la Teoría de la Información en la interpretación del proceso comunicativo.

Una muestra de la complejidad del término comunicación es aportada por Fidher (citado en 5, p.36-37), quien enumera siete situaciones o aspectos distintos en su definición:

1. Un proceso, una actividad.

2. Un medio de transmitir información ("Comunicación de masas").

3. El mensaje o mensajes que se dan ("Comunicación/es").

4. Un evento o suceso ("Me comuniqué con él...").

5. Una conexión, un contacto ("He establecido comunicación...").

6. El grado de comprensión mutua entre personas.

7. La disciplina o campo de estudio que se ocupa de ella.

La identificación de la comunicación como acción, como proceso básico y su imbricación profunda con la vida en sociedad, ha estado presente en múltiples definiciones. Este último aspecto aporta más dificultades a la precisión terminológica, al extremo de llegar a la afirmación de que: "La comunicación es la metáfora básica en la interpretación humana de la experiencia, y cualquier cosa puede ser tenida por comunicación si una persona la considera así..." (Heymes, citado en 5, p.38).

Salomón ha hecho un importante aporte en la búsqueda de rasgos que definen los eventos comunicacionales: son aquellos en los que se atribuye intencionalidad comunicativa a las fuentes, los actos que son percibidos como mensajes intencionales.

Este autor subraya el aspecto subjetivo de la comunicación: los sujetos pueden ó no atribuir significados a lo que ocurre a su alrededor. Existe comunicación siempre que alguien considere significativo un evento, cuando las experiencias sensoriales se convierten en "mensajes".

A pesar de la gran variedad y diversidad de definiciones del término comunicación, ha sido posible establecer cuatro criterios que permiten distinguir igual número de tipo de definiciones, según esté presente en las mismas uno de ellos:

1. La transmisión de significados

Un ejemplo de este tipo de definición es la de B. Berelson:

"La transmisión de información, ideas, emociones, habilidades, etc., a través de símbolos, palabras, imágenes, figuras, gráficos, etc." (5)

2. La atribución de significados

Salomón señala, por ejemplo, que la condición necesaria para la comunicación es atribuir significado a un evento. La condición necesaria y suficiente es atribuir a la fuente una intención de influir. (5)

3. La eficiencia comunicativa

Se refiere al logro de los objetivos por quien inicia el proceso. Así, por ejemplo, C.F. Hockett (5) define la comunicación como: "Aquellos actos mediante los cuales un organismo desencadena la acción de otro".

4. La interacción de los individuos en la sociedad como base de toda actividad social.

A este tipo de definición se adscribe la propuesta marxista de comunicación que vimos antes.

Otro ejemplo de este tipo de definición es la siguiente:

"La comunicación es esencialmente un hecho social. En este sentido, la comunicación esta íntimamente relacionada con una serie de procesos del comportamiento humano, que son interdependientes unos de otros es decir, se fundamenta en la interacción del individuo en sociedad, cuyo objeto fundamental es el intercambio de experiencias significativas". (5, p.34)

A partir del análisis hecho por Roda y Beltrán (5), el que se complementa con el cuarto grupo de definiciones que tiene su origen, tanto en la psicología de orientación marxista como en el interaccionismo simbólico de G.Mead, podemos proponer, como puntos de acuerdo de los diversos criterios que podrían eventualmente conformar una definición integral del término, los siguientes aspectos:

- La comunicación es una manifestación del sistema de relaciones materiales y espirituales de los hombres en su actividad vital, es interacción e influencia mutua.

- La comunicación es un proceso o, al menos, implica un proceso.

- Este proceso es muy complejo, al relacionarse estrechamente con el comportamiento humano, individual o colectivo.

- La variada capacidad simbólica del hombre es la esencia de cada evento

comunicativo.

A modo de conclusión puede decirse que:

En este capítulo se ha subrayado el carácter científico, complejo e interdisciplinario de la Comunicación.

En el desarrollo de su carácter científico este campo de estudios ha tenido la influencia de numerosas ramas del saber, siendo las principales:

1. Las teorías sistémico-matemáticas, que dieron lugar primero al modelo telegráfico de la comunicación y posteriormente a distintos modelos sistémicos, destacándose en ellos la importancia de la retroalimentación, de la interacción entre los distintos elementos, componentes y del entorno en que tiene lugar la comunicación (perspectiva etológica, modelo orquestal de la comunicación, entre otros).

2. Las teorías antropológicas y lingüísticas que enmarcan el proceso comunicativo en la cultura y su intima relación con el lenguaje, el estudio de los signos y de sus aspectos semántico, sintáctico y pragmático, que dan lugar al surgimiento de nuevas ciencias como la Sociolingüística, la Psicolingüística, la Semiología y la Semiótica.

3. Teorías sociológicas y psicológicas de la comunicación. Entre las teorías

sociológicas se destaca el aporte del marxismo a la comprensión científica de la comunicación, así como de las filosofías norteamericanas (funcionalismo y

estructuralismo) y las filosofías europeas, especialmente la Teoría Crítica.

Se examinan también la contribución de la psicología de orientación marxista y la desarrollada en Estados Unidos a partir de los años 20.

Esta gran diversidad de orígenes de la noción científica de comunicación hacen muy compleja su definición. En el trabajo se examinan diversas acepciones del término y se establecen cuatro criterios que permiten establecer una definición tentativa que sometemos a la consideración del lector:

La comunicación es un proceso complejo, de carácter material y espiritual, social e interpersonal que posibilita el intercambio de información, la interacción y la influencia mutua en el comportamiento humano, a partir de la capacidad simbólica del hombre.

BIBLIOGRAFÍA:

1. Andrieva, G.M. Psicología Social. Editorial Moscú, 1984.

2. García, Carrasco J. "Vertientes en el estudio de la Comunicación Educativa". II Taller de Educación Superior y sus Perspectivas. Universidad de La Habana, Cuba, 1994.

3. Instituto Latinoamericano de la Comunicación Educativa. ILCE. Maestría:

Tecnología Educativa. Módulo de Comunicación Educativa y Cultural, México.

4. Ojalvo, V. La Comunicación. Impresiones Ligeras, Ciudad de La Habana, 1992.

5. Roda Salinas, F.J. y R. Beltrán de Tena. Información y Comunicación. Los

medios y su aplicación didáctica. Editorial Gustavo Gili, S.A., Barcelona, 1988.

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada