Busca:   en:
Inicio > Revista

Perfil del profesorado. (Parte VI)

Es muy importante enseñarles a tener un juicio crítico sobre los medios de comunicación y las T.I.C. y para eso no hay otro camino que su plena integración en el ámbito de la educación.
Gaspar Ferrer Soria | 15/06/2008
Trabajar en equipo (3)

El cambio no se puede emprender en solitario, es preciso una nueva adaptación hacia el trabajo más colaborativo y la formación compartida. Las puertas del aula y de nuestra formación deben estar mucho más abiertas a la acción de otros compañeros y de cualquier fuente externa que nos proporcione datos y elementos de referencia. Hay que plantearse la necesidad de coordinarse con otras fuentes educativas alternativas o complementarias a la escuela. Necesitamos un docente que trabaje mucho más en equipo y que colabore más en la construcción "colectiva" de la escuela. Entre otras cosas porque el trabajo en equipo, la colaboración es algo que tenemos que desarrollar en nuestro/as alumnos/as y malamente lo podremos hacer si nosotros no lo practicamos y ellos lo perciben. Esto nos lleva no sólo a la valoración del trabajo y de su producto, sino al reconocimiento del otro..

Adalberto Fernández de la U.A.B. recogía en un estudio sobre el profesorado el dato de la negativa generalizada a que nadie invada nuestro espacio de docencia. Esa mal entendida “libertad de cátedra” nos impide admitir en el aula a un colega, un representante de otra institución o incluso sus orientaciones o sugerencias.

Pero el trabajo en equipo debe extenderse a tres ámbitos al menos: en el aula de docencia, en la formación permanente y en el espacio virtual de Internet.
· El aula debería ser un lugar de encuentro de múltiples recursos educativos entre los cuales deben estar las personas y sus aportaciones, físicas o en la distancia.
· La formación del profesorado en su propio centro, colaborando estrechamente con sus compañeros en la resolución de situaciones nuevas que exijan la puesta en acción de nuestras competencias para adquirir nuevas capacidades da mucho mejor resultado que cualquier curso de informática.
· Y por último es necesario crear un sentido de colectividad docente en la red educativa para que cada año no reinventemos la rueda haciendo o buscando recursos que otros compañeros ya han llevado a cabo cursos atrás. Compartamos para que todos podamos tener más y dediquemos nuestro valioso tiempo a hacer cosas distintas de las que ya están hechas.

Propiciar el trabajo en equipo y dinamizarlo.

Se ha hablado mucho en las últimas décadas sobre el trabajo en grupo en las aulas y si hacemos una leve reflexión sobre su aplicación real vemos que en muchos ámbitos educativos se usa poco y mal. La causa puede estar en la no consecución de la competencia anterior en amplios sectores del profesorado. No es fácil que se dinamice y favorezcan los “grupos” cuando el docente no cree en ellos porque no le han dado resultados o simplemente nos los ha experimentado. En la medida en que se adquiera aquella competencia se podrá decir que estamos más cerca de alcanzar ésta. Necesitamos habilidades de gestión de grupos, estrategias y metodología que nos facilite la creación y dinamización de agrupaciones de alumnos flexibles, rápidas y eficientes.

Favorecer la participación activa de los alumnos y dar espacios para que ellos tomen decisiones.

Aquí es donde puede estar uno de los grandes retos en el cambio del profesorado. Hay que hacer al alumno cada vez más protagonista de su propio aprendizaje. No podemos perpetuar una didáctica “logocéntrica” cuando la sociedad que nos rodea utiliza canales multimedia y tampoco podemos pretender que la comunicación siga siendo unidireccional cuando en todos los medios se tiende a la bidireccionalidad cuando no a la multidireccionalidad. (No hay más que ver las últimas tendencias en programación de radio y TV)

Resulta muy grato para ellos y altamente rentable convertirlos en creadores de su propio aprendizaje y que los materiales producidos los puedan “publicar” o exponer en la red. Además, de esta forma es más fácil que adquieran una visión clara de lo relativa que es la veracidad de los contenidos allí colocados, ya que ellos mismos son parte de la información consultable.

Si toman parte en las decisiones de selección de materiales didácticos o aportan sus logros para el trabajo de aula serán los protagonistas de una actividad académica que implica al conjunto del grupo.

Aprovechemos sin recelos las competencias que tienen en el campo de las T.I.C. y no nos de corte reconocer que a veces tendremos que preguntarles.

Nos gustaría poder pensar que todos queremos conseguir que los futuros ciudadanos reciban la formación suficiente para poder conocer, comprender y expresar todo aquello que les atrae del mundo que les rodea empleando cualquier tipo de recurso que la sociedad le ofrezca, una sociedad tecnológica que para algunos adultos aún queda un poco alejada, pero que forma parte habitual del contexto natural del niño de hoy. Y para eso hay que dejarles ser protagonistas.

Contextualizar las actuaciones docentes y adecuación a la demanda social.

Los docentes actuales nos enfrentamos con un contexto problemático. No sólo debemos conocer las competencias de sus alumnos y los contenidos que serán objeto de enseñanza, sino que debemos asumir el cambio de intereses resultante tanto de las transformaciones culturales contemporáneas como del carácter de la escuela como un lugar de encuentro cultural. Esta competencia nos permitirá alcanzar la capacidad de disponer de habilidades y conocer estrategias para actuar desde la interculturalidad en el aula.

Espíritu crítico y análisis de calidad.

Es muy importante enseñarles a tener un juicio crítico sobre los medios de comunicación y las T.I.C. y para eso no hay otro camino que su plena integración en el ámbito de la educación. El ordenador ya es un importante elemento de comunicación y de comunicación educativa, por tanto es básico para un docente compenetrarse con esta herramienta para darle forma a su método de enseñanza. Seleccionar la información más relevante, razonar con el alumnado la elección de unas fuentes u otras, establecer criterios de calidad y de contrastación de informaciones..., se deben convertir en competencias básicas para el profesorado.

Tanto la red, como el software albergan productos de gran calidad y basura en abundancia, pero no es muy distinto a lo que pasa cuando nos sumergimos en el mundo de la literatura y queremos iniciar a nuestros alumnos en el placer de la lectura. La selección y la aplicación de unos criterios de calidad se hacen no ya necesarios sino imprescindibles.




3.Equipo: Grupo de operarios organizado para un servicio determinado (frente a Grupo: Conjunto de personas o cosas situadas en un mismo lugar o con características comunes)
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada