Busca:   en:
Inicio > Revista

Comunicación intraútero. (Parte I)

No basta con cuidarse físicamente en el embarazo, sino que se debe trabajar en el terreno de la intercomunicación con el hijo (a). No es suficiente medir los latidos del corazón, observar su respiración o contemplar su posición. La relación directa de convivencia con la madre y el padre, está hoy día en lo que la ciencia de vanguardia pone su énfasis. Es decir, atender el aspecto emocional y comunicativo que madre y feto deben de mantener a lo largo del embarazo.
Comunicación intraútero.

¡Háblele al feto!

“Tu vientre se hizo cuna, es que es tan sagrada tu labor,
que pariendo materializas el AMOR volviendo humano el sentimiento”.


Cuando se explica el “milagro” de la fecundación, se da a conocer únicamente el proceso biológico, lo cual básicamente es la síntesis del enigma que encierra el nacimiento de nueva vida. Empero, a partir de ese instante comienza en realidad una historia en la que hay tres protagonistas: la madre, el padre y el feto. De su entrega y dedicación dependerá que ese niño (a) que viene tenga una vida armónica, sin traumas que en el futuro le causen dolencias durante su infancia o edad adulta.

No basta con cuidarse físicamente en el embarazo, sino que se debe trabajar en el terreno de la intercomunicación con el hijo (a). No es suficiente medir los latidos del corazón, observar su respiración o contemplar su posición. La relación directa de convivencia con la madre y el padre, está hoy día en lo que la ciencia de vanguardia pone su énfasis. Es decir, atender el aspecto emocional y comunicativo que madre y feto deben de mantener a lo largo del embarazo.

Madre y bebé pueden llegar a mantener una conexión plena. La progenitora debe de transmitir sus mensajes, pero nunca de manera impositiva, sino simplemente informativos. La placenta funge como medio de comunicación entre la madre y el hijo (a), es un órgano común para los dos, a través del cual el pequeño recibe todo lo que necesita para vivir. Se trata de un órgano vital para el feto.

El padre también tiene que participar, pues aunque está claro que su protagonismo quedará relegado a un segundo plano, no por ello perderá valor. El papá puede llegar a tener una comunicación plena con su hijo (a):

· Colocando las manos sobre el abdomen de la madre y hablando con el bebé, ya que éste recibirá sus mensajes a través del subconsciente de la gestante. Luego según se vaya repitiendo el ejercicio, comprobará cómo también a él le responde con estímulos.

El oído es el sentido que predomina:

Las últimas investigaciones dejan claro que el feto oye tanto los sonidos exteriores como los internos del cuerpo de la madre, filtrados y distorsionados, redefinidos por el medio acuático en el que se baña. Del cuerpo de su madre, el bebé percibe ruidos digestivos y respiratorios similares al sonido de las olas. Oye asimismo su corazón.

Es sensible a los estados emocionales de su mamá permanentes o repetitivos: sus alegrías, sus angustias y su fatiga marcan sin duda al niño desde el período pre-natal. De ahí la importancia que reviste una adecuada estimulación prenatal.

La Estimulación Prenatal:

Permite enseñarles a los bebés en el útero y este aprendizaje, no sólo optimizará el desarrollo mental de su bebé, sino que le ayudará a crear una corriente continua de comunicación con él.

Ejercicios de estimulación:

Se pueden iniciar con ejercicios de relajación y visualización. Después del 5º mes, algo maravilloso ocurre: Ya es capaz de oír! Escucha los sonidos que provienen del cuerpo de la madre, así como su voz y las voces que se encuentran cerca. Oír sonidos del ambiente. La música rítmica lo calma y la estridente lo excita.

Los ejercicios facilitan:

· Comunicarse con sus padres a través de sus movimientos.
· Aprender a asociar, esto es, a establecer relación entre ciertos estímulos y ciertas respuestas.
· A reconocer sonidos y ruidos.
· Finalmente aprende a prestar atención y desarrolla su memoria.

Los últimos avances en la materia muestran que los bebés que reciben “estimulación prenatal” tienen un acelerado desarrollo visual, lingüístico y motor. Aunque la mayor atención se ha enfocado en los resultados que demuestran una mayor inteligencia y creatividad en los bebés estimulados, que es otro de los grandes beneficios.

¿En qué forma se aplica?

La madre, en estado de relajación, le puede hacer preguntas – mentalmente o verbalizándolas - , siendo fácil que, en efecto, responda a ellas. ¿Cómo? Mediante “pataditas” o toqueteos que la madre percibirá claramente. Y así, una vez que este hecho se convierta en un hábito, la madre podrá saber si su hijo se encuentra bien.

La estimulación prenatal utiliza varios estímulos como sonidos, especialmente la voz de la madre y la música, movimiento, presión, vibración y luz para comunicarse con el bebé antes de nacer.

El bebé aprende a reconocer y responder a diversos estímulos, lo que favorece su desarrollo sensorial, físico y mental.

¿Cuándo se debe comenzar?

Se pueden beneficiar de la estimulación desde el tercer mes de embarazo.

En este punto comienzan a percibir orientación espacial y estímulos táctiles. Los bebés desarrollan habilidades sensoriales y motoras en diferentes etapas del embarazo, por eso es importante introducir los estímulos.

La música es una buena manera, una vez que los bebés desarrollan la audición en el 5º mes, la música es excelente para la estimulación auditiva y para calmar al bebé.

Las madres que toman tiempo diariamente para relajarse escuchando música pueden ayudar a sus bebés a sentirse calmados y felices. Las embarazadas y los bebés comparten hormonas, es decir, existe una conexión cercana entre el bienestar emocional de la madre y el niño.
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada