Busca:   en:
Inicio > Revista

El duelo de pacientes y familiares en situaciones de urgencias y cuidados críticos. (Parte VI)

Existen técnicas relacionales que potencian la empatía tales como la denominada relación de ayuda o el counselling para quien muestra interés en profundizar en este campo.
CULTURALESINTERPERSONALES
Filosofía de la vidaCapacidad de iniciativa
Formación. ProfesiónRoles familiares y sociales
Hobbies o intereses personalesHorizontes sociales:Servicio a los demás
TrabajoCualidades: Responsabilidad
Relación con el ambienteEspíritu de colaboración
PERSONALESESPIRITUALES
Carácter / PersonalidadRelación con Dios
Confianza en sí mismoParticipación de la Iglesia
Cualidades personales:Realismo, optimismoEspiritualidad
Fuerza de voluntadOración
Virtudes: Fe, esperanza, caridad...


La familia también está inserta en un mundo cultural, con sus comportamientos, tradiciones, valores sociales, expectativas, etc., y las distintas culturas afrontan el problema del duelo y de la muerte de maneras diferentes. Mientras existen culturas en las que se alienta y exterioriza la expresión de los sentimientos en otras se impone una actitud de reserva y anonimato. Resulta evidente que el clima cultural con sus condicionamientos y múltiples facetas influye en la elaboración de la experiencia luctuosa.

La red de sostén social da ayuda a los supervivientes mediante un soporte. En el caso de la dimensión religiosa la iglesia aporta sus ritos y valores. El consuelo y guía, amigos y voluntarios, información y aportaciones específicas para superar momentos críticos suelen venir dado por profesionales tales como enfermeros, médicos, psicólogos, sacerdotes y terapeutas.

Un sistema de apoyo que otorga realmente ayuda a individuos en situación de duelo está representado por los llamados grupos de ayuda (support-groups) formados por personas que han sufrido pérdidas y que tienen un encuentro cada cierto tiempo para intercambiar sus experiencias, para darse ánimo y crear una red de mutuo sostén tanto dentro como fuera del grupo. Nuestra experiencia directa con algunos de estos grupos confirma el beneficio que pueden obtener de ello los participantes y así a sido confirmado por autores como Pangrazzi (1988). Este fenómeno que ha avanzado de manera considerable en el mundo anglosajón en España haya correspondencia en grupos de asistencia a alcohólicos, toxicodependientes, enfermos renales, portadores y enfermos de SIDA, personas que sufren un duelo.

Cada uno de los eslabones sociales mencionados representa un apoyo potencial o real para quien está de luto y un espacio a tener en cuenta para dirigir nuestra mirada, atención y recursos afectivos y creativos.

El individuo con sus características y recursos personales es quien puede elaborar de manera positiva una pérdida luctuosa, pudiendo ser sus reacciones diversas y/o ambivalentes. De poder ser devastador y paralizante a ser una experiencia de crecimiento personal, de encontrarse perdido a descubrirse, de abandonarse a intentar salir por todos los medios.

Son diversos los factores internos del individuo que explican sus reacciones: La edad, la personalidad, su capacidad para afrontar el estrés, su visión de la vida, la confianza en sí mismo. Una investigación llevada al efecto por Raphael y Maddison (1976) indica que individuos socialmente aislados o que están educados para no expresar su dolor o en el caso de viudas jóvenes con hijos son más vulnerables al luto.

Los recursos personales que permiten al individuo canalizar sus energías, diversificar el uso del tiempo y del ambiente social se convierten en el camino hacia la curación y la salud. Entre ellos cabe destacar: la serenidad, la tenacidad, la fuerza de voluntad, los hobbies personales, la eficacia, la capacidad de iniciativa, el sentido de la responsabilidad, la apertura a la amistad, etc.

REACCIONES CUANDO SE PRESENTA LA PÉRDIDA.

La persona en situación de duelo tendrá reacciones diferentes en función de los factores circunstanciales, relacionales, culturales y personales los cuales condicionan sus respuestas ante el hecho luctuoso.

El duelo es calificado no tanto por lo que ha sucedido al difunto sino por lo que le acontece al superviviente. Por ello los profesionales han de ser conscientes en todo momento de que la familia y amigos no sólo necesitarán apoyo durante el proceso previo a la muerte, si lo hubiese habido, en el que la enfermedad pudo haber sido larga y en ocasiones insoportable. Habiéndose producido probablemente un cambio en la estructura familiar: emocional o económico y que las relaciones y/o problemas que se daban antes del proceso pueden no sólo continuar sino haberse acentuado. La compañía y comprensión suelen ser los mejores aliados para ayudar a la familia y amigos durante el proceso de duelo.

· La ficción mutua. Tanto el paciente como la familia y el equipo sanitario saben que el pronóstico de la situación es terminal pero no sólo no se habla de ello sino que los esfuerzos son por no sacar el tema. En infinidad de ocasiones nos encontramos que el paciente evita exteriorizar sus miedos sobre la muerte por proteger a su familia y amigos de la angustia. También puede darse el caso de que el paciente se sienta incómodo con algún miembro del equipo sanitario o con todo este y prefiera no tocar el tema. El fingir mutuo le permite al paciente cierto grado de intimidad a la vez que le aísla de descargar el peso de sus temores.

· La conciencia abierta. Paciente, familia y amigos saben que la muerte es inminente y hablan de ello tranquilamente aunque piensen que se trata de algo difícil. Esta situación proporciona al paciente la posibilidad de arreglar sus asuntos. Evidentemente este tipo de conciencia no es el modelo predominante aunque según algunos estudios, las enfermeras prefieren el estado de conocimiento abierto además de implicarse emocionalmente con los pacientes y sus familias lo cual les permite ejecutar totalmente su ideal de cuidados de enfermería, Field (1984).





AFRONTANDO EL DUELO

La persona en duelo debe ser capaz de conseguir recordar el objeto o la persona perdida sin un dolor intenso y ser capaz de dirigir la energía emocional dentro de la propia vida y recuperar la capacidad de amar.

Evidentemente para ello la persona necesita:

· Sentirse libre de vínculos emocionales con el difunto.

· Ser capaz de ajustarse al cambio del ambiente.

· Ser capaz de desarrollar nuevas relaciones y renovar las antiguas.

· Sentirse cómodo tanto con los recuerdos positivos como negativos del difunto.




Sin lugar a dudas la comunicación es un hecho vital y relevante para las situaciones de pérdida. Son muchos los esfuerzos realizados por mejorarla a lo largo de nuestra vida profesional. Existen técnicas relacionales que potencian la empatía tales como la denominada relación de ayuda o el counselling para quien muestra interés en profundizar en este campo. Las reglas que nunca fallan son las de escuchar atentamente en un clima que lo favorezca, en silencio, no forzando con preguntas sino que nos sirvan en todo caso para clarificar no sólo lo vivido sino también los sentimientos que nos expresa de manera que podamos reformulárselos a la persona haciendo un resumen de la situación lo cual la hará sentirse comprendida y servirá para clarificar la situación y las metas a conseguir. Dan no muy buenos resultados actitudes “consoladoras”, de consejo y evaluadoras. Evidentemente el profesional valora que es lo adecuado para el paciente y que tipo de comunicación puede ser más eficaz con idea de intentar conseguir que la persona a grosso modo:

· Exprese sentimientos de tristeza, enojo o rabia.

· Comparta pensamientos y sentimientos con sus allegados y/o grupo de referencia.

· Utilice recursos adecuados.

· Vuelva a asumir actividades habituales, cotidianas, en cuestión no sólo de trabajo sino también de recreo.

· Mantenga relaciones personales constructivas y establezca nuevas relaciones.

· Exprese el sentido de progreso hacia la resolución del duelo.

· Identifique planes alternativos para alcanzar los objetivos que eran importantes antes de la pérdida. (García 2002)

 

Referencias

LIC. JAVIER LOPEZ SALAZAR, LIC. JUAN ARBAIZA RAMÍREZ, LIC. EDDY CABRERA FERNÁNDEZ, LIC. JOSE MARTIN CORTEZ BORJA “Afrontamiento frente a la muerte y al duelo” Trabajo de Investigación Presentado en el Curso de Dinámicas Grupales. Maestría en Psicología de la Salud. Universidad Nacional Federico Villarreal
APA (1995). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Edit. Masson, Barcelona.
BINGER, Charles M. y MALINAK, D. (1991) “Muerte y duelo”. Extraído de Goldman, Harold. Psiquiatría general. Editorial el Manual moderno, México.
FUNDACION PANIAMOR (1997). Duelo: cuando se pierde lo querido. Aportes temáticos Nro. 2-98. 27 de junio de 1997.
www.paniamor.or/novedades/aportes/duelo
GARCIA-GARCIA, Jesús y LANDA. V. (2001). ¿Es conveniente que los médicos de familia presten apoyo psicoemocional a las personas en duelo?. Trabajo presentado en el III congreso virtual de psiquiatría. 8 de febrero. www.psiquiatría.com
GARCIA DE HARO, F. (2001). Neuropsicología del duelo patológico. Trabajo presentado en el III congreso virtual de psiquiatría. 8 de febrero. www.psiquiatría.com
GARCIA HERNANDEZ, A. (2002). Aproximación al sufrimiento, la muerte y el duelo en pacientes y familias en situaciones de urgencia y cuidados críticos.
webpages.ull.es/users/almigar/confere
GUTIERREZ, J. (2000). El duelo tras la muerte de un ser querido produce patología grave. Diario médico. 31 de mayo. Bilbao.
galeon.hispavista.com/infoayuda/duelo
ISLA MOLINA, B. (2002). Percepción de la muerte a lo largo de la vida. Trabajo de investigación de la universidad de la frontera, Temuco, Chile, en el curso de desarrollo psicológico. www.monografías.com
KUBLER-ROSS, E. (1989). Sobre la muerte y los moribundos. Edit. Grijalbo, Barcelona.
MURARO, F. (1998). Las víctimas de los sobrevivientes: ensayo victimológico sobre la victimización secundaria resultado del terrorismo en Argentina en la última dictadura militar. Diario El Clarín. 21 de abril. http://fmuraro.tsx.org y http://jump.to/fmuraro
MONTOYA, J. (2001). El arte del bien morir. Sobre cómo ayudar a otros a bien morir. Abordaje psicoterapéutico del paciente terminal. Biblioteca básica de tanatología.27 de mayo. www.artemorir.homestead.com
OLMEDA, M. et al (2002). Rasgos de personalidad en duelo complicado. Trabajo presentado en el III congreso virtual de psiquiatría. 06 de febrero. www.interpsiquis.com
OMS (1992) Clasificación internacional de las enfermedades. Trastornos mentales y del comportamiento. 10 revisión. Edit. Meditor, Madrid.
PAPALIA, D. y WENDKOS, S. (1992). Desarrollo humano. 4ta edic. Edit. MacGraw-Hill, Colombia.
SALUD HOY (2000). El trabajo del duelo como elaboración de una pérdida. www.saludhoy.com
VALERO. S. (1998) El manejo psicológico del duelo en situaciones de emergencias y desastres. Guía para el psicólogo emergencista. Lima, Perú.
VICENTE CASADO, J. (2001). Aceptar la pérdida. El proceso de duelo y sus fases. Extraido de Worden, William (1997). El tratamiento del duelo: asesoramiento psicológico y terapia. Edit. Paidos, Argentina.

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada