Busca:   en:
Inicio > Revista

Entrevista a Rufina Pearson. (Parte VI)

La lectura es responsabilidad de todos, de la familia en primer lugar como célula de la sociedad, de la escuela como educadora y promotora de un pensamiento más elaborado y de la sociedad en cuanto debe incentivar la transmisión de cultura.

Rufina Pearson | 1/08/2010
11.   ¿Cómo interesar a un/a niño/a para que haga de la lectura un hábito? ¿es una responsabilidad escolar, familiar o de la sociedad?
 
Para que un niño haga de la lectura un hábito, es importante que la misma sea incentivada no sólo desde la escuela sino también desde la casa.
 
Si los padres son lectores, serán buenos modeladores, dado que los hábitos se adquieren por la educación recibida. Es entonces importante que los padres sean lectores, que les lean a sus hijos desde niños, y que les brinden material de lectura. Un niño de tan sólo 1 año puede dar vueltas las hojas de un libro y encuentra mucho placer en ello, en observar los dibujos y en señalar para mostrarle a otro. Una vez que el niño logra articular frases, disfrutará parafraseando partes de un libro que le contaran los padres, lo cual a su vez favorecerá el desarrollo del lenguaje oral y del vocabulario. Cuando el niño alcanza los 4-5 años, podrá relatar en forma lógica y completa un relato o un cuento que haya sido leído por los padres, dado que aún no puede leer. Esta experiencia inicial con los libros y con la lectura como portadora de contenidos, de historias y relatos, es fundamental para el inicio del hábito lector. Cuando el niño aprenda a leer, querrá leer por sí mismo los libros relatados por los padres, siempre y cuando esta experiencia haya existido. Ya inmerso en el mundo de la fantasía y afianzada la lectura, podrá disfrutar de nuevas historias por lectura independiente, siempre y cuando los padres incentiven la misma y le provean de material de lectura. Una buena manera de hacerlo es llevarlos a la librería a elegir su libro, y luego interesarse por lo que van leyendo, pidiendo que se lo relaten, no a modo de evaluación sino con real interés. Si el niño vive en una familia donde la lectura es un hábito vivo, la misma será una rutina más, un alimento espiritual.
 
En niños con dificultad en la decodificación, se prolongará el tiempo de lectura que realizan los padres y será muy necesario realizar momentos de lectura compartida donde el niño escuche leer al padre y en forma alternada el padre escuche leer al niño, sin poner énfasis en la corrección, es decir, sin corregirle todos los errores que comete, pero incentivando una lectura más lenta (dado que el niño tendrá a apurarse y a inventar) y por sobre todo, comprensiva.
 
El bajo interés por la lectura, generalmente se relaciona con dificultad lectora. Una manera de incentivarlos es hacer una planilla donde se van acumulando puntos cada vez que lee y al alcanzar determinada cantidad de puntos, el niño obtiene un premio. El premio podrá ser salir a compartir alguna actividad (ir al cine, tomar un helado, etc) o ganarse algo que el niño desee pero de bajo valor (figuritas, bolitas, etc.), a fin de poder continuar con el plan en forma reiterada hasta tanto el niño logre sostener el hábito.
 
La lectura es responsabilidad de todos, de la familia en primer lugar como célula de la sociedad, de la escuela como educadora y promotora de un pensamiento más elaborado y de la sociedad en cuanto debe incentivar la transmisión de cultura.
 
 
12.   ¿Qué opina de los métodos de enseñanza de lectura para bebes, que ahora están tan de moda? (Método Bits)
 
El método de Bits parte de un enfoque que considera que el niño es una tabla rasa y que adquiere conocimiento por mera repetición y exposición. Creo que este método apunta a la memoria y desestima toda la riqueza del niño que aprende.
 
Considero que los niños traen conocimientos previos y que es importante tomarlo en cuenta no sólo para que el aprendizaje les resulte más motivante sino para que aprendan de una manera comprensiva y que estimule el razonamiento y la autonomía. Un método de enseñanza debe tener en cuenta al niño que aprende, a los procesos que implican los aprendizajes que se le van promoviendo y a la importancia de la figura del maestro como modelador de los aprendizajes. Si bien es cierto que un niño sin dificultades aprende con cualquier método, también es cierto que los niños con dificultades necesitan una enseñanza explícita sobre los procesos que el aprendizaje implica. Se sabe que un 25% de niños en edad escolar muestran dificultades para aprender a leer y escribir, de los cuales solamente un 5 a un 10% son disléxicos. Entonces es importante enseñar con una metodología que beneficie a todos y en la cual lo primordial no sea el método sino el niño que aprende. Existen muchos métodos y creo importante destacar que el docente debe tener la flexibilidad y astucia suficiente para modificar su accionar de acuerdo a las distintas maneras de aprender que presentan los niños, en lugar de ajustarse en forma rígida a un método.

  

Día Alzheimer 2019
[Libros alzheimer con descuento]

 
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada