Busca:   en:
Inicio > Revista

Lectura oral y coral, una práctica a recuperar. (Parte I)

La escena del profesor en el centro del diámetro de un semicírculo de alumnos leyendo en voz alta, parece una imagen del pasado. Y si añadimos el contenido de estas lecturas, nos trasladamos, definitivamente, a épocas remotas. ¿Se imaginan ustedes a escolares actuales de Primaria, ESO, Bachilllerato, leyendo en voz alta, poesía, teatro, autores del siglo de Oro español?. ¿Garcilaso, Cervantes, Lope de Vega, Góngora,?.

 
¿Y leyendo los relatos del diario de Colón o las aventuras de Ponce de León?
 
Y, ¿qué me dicen a aquel profesor que ponía a sus alumnos en trance de recitar pasajes de Gonzalo de Berceo, el Mío Cid o el Lazarillo de Tormes?
 
O, más cercano a nosotros, ¿reproduciendo los diálogos de los personajes del “Viaje a La Alcarria” o de las “Bodas de sangre”, o recitando los poemas de Rubén Darío?
 
Tiempos pasados, identificados con episodios ya superados de nuestro sistema educativo, sería una reflexión de bastantes docentes.
 
Sin embargo, ahora, no son extraños los textos de lectura con textos de Joaquín Sabina, Joan Manuel Serrat y algún rapero de actualidad, en libros de texto de la asignatura “Lengua Castellana”. (Evitando la rúbrica “Lengua Española”).
 
Dejemos, por ahora, los contenidos, y vamos al principio: ¿se imaginan a alumnos leyendo en voz alta, y el profesor marcando el principio y continuación de la lectura, observando necesariamente los alumnos signos de puntuación, marcando pausas en las comas y punto y coma, deteniendo la lectura al llegar a los dos puntos, elevando el énfasis ante el signo de admiración o preguntando ante el de interrogación, o adaptando la entonación o el énfasis a los personajes del teatro?.
 
            Precisamente, son las carencias del actual colectivo discente. Alumnos que no distinguen alófonos, que suprimen los fonemas finales en la pronunciación, que desconocen el ritmo de la frase, que ignoran las pausas en la lectura (cuando la practican, es decir, casi nunca), usuarios de un vocabulario mínimo e insuficiente. Incapaces de diferenciar matices fonéticos, con un repertorio fonológico escaso para la lengua materna y notoriamente insuficiente para el aprendizaje de segundas lenguas.
 
            ¿Volvemos al escenario evocado de la lectura oral y coral?. Analicemos con detalle el repertorio de destrezas activadas.
 
            Por ejemplo:
           
            .agudeza y discriminación auditiva
            .incremento del acervo de la memoria fonética
            .activación del conjunto fonoarticulatorio (músculos y aparato bucal emisor)
            .mejora de la atención y concentración
            .cultivo de la entonación y expresión oral en general.
 
            “Toda lectura es multisensorial”, afirma Anne Mangen, catedrática de literatura noruega. “Hay un vínculo, -continúa- entre la experiencia sensoriomotriz de la práctica del lenguaje oral y el procesamiento cognitivo del texto leído.” Vista, oído, tacto. Y, tal como anunciaba Comenio, “nada hay en la inteligencia que antes no haya estado en los sentidos”. Esta activación multisensorial de la lectura en voz alta es un refuerzo al aprendizaje.
  

  

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada