Busca:   en:
Inicio > Revista

¿Deglución atípica? Parte II

En la DEGLUCIÓN PATOLÓGICA, la posición de reposo está alterada porque su cdg está modificado. Unas veces este cdg está hacia adelante y la lengua se ve empujada hacia afuera impactando el ápice lingual contra las piezas dentales o contra el maxilar superior o inferior produciendo una mordida abierta anterior, y/o un avance del maxilar inferior y/o un estrechamiento del paladar.

¿Fuerzas anormales que llevan a una Deglución anormal o patológica, o Deglución anormal que produce dinámica de fuerzas anormales?

En la DEGLUCIÓN PATOLÓGICA, la posición de reposo está alterada porque su cdg está modificado. Unas veces este cdg está hacia adelante y la lengua se ve empujada hacia afuera impactando el ápice lingual contra las piezas dentales o contra el maxilar superior o inferior produciendo una mordida abierta anterior, y/o un avance del maxilar inferior y/o un estrechamiento del paladar. Las paredes laterales están sin tono y los masticadores también por el efecto de inhibición antagónica que hace el empuje anterior. La faringe está sin tono efectivo por lo que la respiración nasal es menos eficiente y el dorso de la lengua cae hacia abajo. Los labios están átonos y el mentoniano hipertónico (cuando el mentoniano se contrae el dorso lingual se contrae también, para actuar como antagonista lo que hará que el dorso lingual ascienda y la fuerza de la punta sea mucho más grande). Todo esto hace que haya fuerzas antagónicas (hacia afuera- hacia adentro) y que las estructuras miofasciales se desequilibren y las estructuras óseas se vean deformadas en su crecimiento y posicionamiento. En el momento de la deglución, el desequilibrio se ve aumentado porque el empuje de la lengua adelante y el del mentoniano, ayudado por el empuje de los labios hacia adentro, es muy grande. Cuanta más fuerza haga el mentoniano más fuerza tendrá el dorso lingual y el empuje será hecho con fuerzas muy grandes y tangenciales, lo que impedirá el equilibrio correcto del tracto vocal. Además, la presión lingual contra las arcadas dentarias durante la deglución provoca que el alimento sea arrastrado hacia delante, lo que induce a una contracción de la musculatura peribucal para evitar la salida del alimento fuera de la cavidad bucal. El resultado final es un gran empuje anterior y un enorme desequilibrio muscular (ver fig. 5).

También la masticación suele verse alterada porque el buccinador no funciona correctamente y el triturado de la comida es pobre, lo que obliga, en muchos casos, a hacer movimientos de la cabeza para tragar esa comida con grandes trozos NO triturados. En la boca quedan residuos después de la deglución por atonía de la musculatura de las paredes laterales. Los labios intentan arreglar la situación entrando en acción, sin embargo, sólo consiguen hacer una gran fuerza hacia adentro asociado a presiones intraorales anormales y se generen ruidos extraños por aperturas bruscas de cavidades, por diferencia de presiones, por presiones negativas… Las fuerzas son las de empuje hacia afuera con una fuerza anterior de oposición.

 

Fig. 5: Lengua con cdg hacia adelante que lleva a la lengua a realizar un empuje dental anterior.

Fig. 5: Lengua con cdg hacia adelante que lleva a la lengua a realizar un empuje dental anterior.

 

El primer objetivo para reeducar estas alteraciones debe ser realizar un trabajo propioceptivo de la lengua y estabilizarla en una posición: si la lengua tiene una mayor sensibilidad y está más estable conseguiremos controlar su postura y sus movimientos.

 

El desplazamiento del cdg hacia adelante y con él de toda la masa lingual se produce en respiradores orales (en casos de hipertrofia amigdalar, adenoiditis y/o hipertrofia adenoidea, rinitis), en personas que succionan el dedo, en personas que hacen chupeteos nocturnos (pero también diurnos), en personas con postura de cuello (y de tronco en general) en hiperflexión, en personas con mala propiocepción de órganos fonoarticulatorios (por ejemplo, en dispráxicos; estos, además, suelen tener sialorrea y movimientos de la lengua poco estables), en macroglosias reales o relativas (bocas pequeñas y desproporcionadas al tamaño de la lengua).

Cuando el cdg está desplazado adelante, la lengua tiende a hacer un empuje hacia afuera produciendo maloclusión dental.

 

Cuando existe un OVERJET habitualmente asociado a un Angle tipo II, el labio inferior busca apoyarse y lo hace en el maxilar superior lo que genera la acción de una fuerza de palanca que asociado a la fuerza hacia arriba del labio superior hace que se genere (produzca) un mayor overjet o una mayor mordida abierta. La interposición del labio inferior del tipo de palanca es lo habitual porque no tiene otra forma de deglutir. Esta situación genera dinámicas de fuerza hacia afuera con un mentoniano que empuja hacia adentro lo que ocasiona un mecanismo de palanca de 3º grado que hará grandes destrozos en el aparato estomatognático (ver fig. 6).

 

Fig. 6: Lengua con cdg hacia adelante y overjet genera grandes desequilibrios musculares y óseos.

Fig. 6: Lengua con cdg hacia adelante y overjet genera grandes desequilibrios musculares y óseos.

 

Cuando hay un over- jet no sólo la lengua va hacia afuera sino que el maxilar superior también, por el efecto palanca, y se origina una enorme maloclusión dental.

 

Si el cdg se desplaza hacia abajo y hacia atrás, la lengua tiende a estar baja de forma habitual no apoyándose en el paladar, tanto en reposo como en deglución (fig. 7). La deglución de sólidos se hace como si fuesen líquidos, es decir, colocando la lengua en rampa oblicua y con movimientos de los labios, de las presiones de la cavidad oral o con movimientos de la cabeza se genera un resbalado de la comida hacia atrás. Habitualmente esta lengua es poco eficaz también en el proceso de masticación por lo que la comida no se tritura bien y la deglución es ineficaz, quedando muchos residuos después de la deglución. Una forma de compensar y buscar mejorar la deglución es mediante la hipertonía del Mentoniano, lo que aún fijará más la lengua al suelo.

 

Fig. 7: Lengua con cdg hacia abajo que lleva a la lengua a planos inferiores.

Fig. 7: Lengua con cdg hacia abajo que lleva a la lengua a planos inferiores.

 

La lengua al no tener apoyos estables es muy inestable y cuando se la observa es frecuente que tenga movimientos anormales, como sacudidas irregulares o como temblores. Por esto, la lengua baja estará golpeando la estructura estomatognática en diferentes zonas lo que desequilibrará aún más el sistema. El primer objetivo terapéutico será apoyar la lengua sobre el paladar o fijarla para hacerla más estable.

 

 

Las lenguas bajas y sin apoyos se dan en personas que tienen respiración oral, o personas sin tono muscular adecuado en las estructuras oro- faciales, o con desajustes neurológicos o con posturas corporales inadecuadas, especialmente la hiperextensión del cuello.

 

 

Las lenguas bajas generan degluciones por resbalado como si de agua se tratase. Y los empujes de la lengua se realizan en todas las estructuras porque no está nunca apoyada.

 

 

ÍNDICE
Las partes que forma parte de este artículo son:

 

 

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

OTROS TEMAS

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada