Busca:   en:
Inicio > Revista

¿Nos sirven las ciencias del lenguaje? Lo que pueden hacer los lingüistas

Se trata de conocer el campo de acción de un científico del lenguaje, dado que no siempre se le reconoce como tal, encontrándose sus actividades y competencias distribuidas en otras áreas del quehacer humano y profesional como la psicología, sociología, economía, antropología, educación, comunicación, etc.

En columnas anteriores escribí sobre algunos fundamentos básicos de la ‘lingüística’ como ciencia del lenguaje en cuanto a que es la disciplina que nos provee, en gran medida, los saberes y conocimientos para entender aquello que, como hablantes, podemos hacer con el lenguaje. Hoy retomamos estas ideas en puntos más precisos. Se trata de conocer el campo de acción de un científico del lenguaje, dado que no siempre se le reconoce como tal, encontrándose sus actividades y competencias distribuidas en otras áreas del quehacer humano y profesional como la psicología, sociología, economía, antropología, educación, comunicación, etc.

Al examinar los campos aplicados en que se mueve la acción humana, sin duda, la lista es bastante amplia que atraviesa prácticamente gran parte del ‘desarrollo humano’. Veamos:

  • Educación/Pedagogía: poseer formación lingüística significa ser capaz de desarrollar y contribuir a diseñar mallas curriculares en la formación y perfeccionamiento de profesores de lenguas, sea ésta castellano o inglés como lengua extranjera (L1 versus L2, se incluye aquí cualquier lengua originaria). Es necesaria la presencia de un lingüista en el análisis de los procesos de enseñanza y aprendizajes en general para promover el éxito e impedir el fracaso escolar, sobre todo cuando descubrimos que el lenguaje juega un rol importante en la elaboración de instrucciones y el mismo “lenguaje de la enseñanza” (lo que Bernstein llamó “código elaborado” y “código restringido”. La lingüística, en su campo aplicado, también nos permite valorar el contexto intercultural de las lenguas (bilingüismo) en el ámbito de la enseñanza de la lecto-escritura.
  • Traducción e Interpretariado: Profesionales de este campo requieren cada vez más un conocimiento de lingüística mirando hacia la ciencia y la tecnología, turismo, economía, gobierno, justicia y salud. La lingüística ayuda de este modo a detectar, y entender los problemas que puedan surgir en la comunicación inter-lingüística cuando se trata de verter ideas de una lengua a otra o de un código de expresión a otro.
  • Educación Superior: Un grado académico en ciencias del lenguaje (Mg o PH.D.) posibilita la enseñanza e investigación en departamentos académicos de Lingüística, Filosofía, Psicología, Comunicación, Informática, y, Lenguas/Idiomas Extranjeros. Lamentablemente, hoy por hoy, en nuestro país no son muchos los lingüistas comprometidos en la formación de profesores e investigación educacional con el fin de mejorar, por ejemplo, la comprensión lectora y auditiva.
  • Industria Informática: Un lingüista puede perfectamente desempeñarse en investigaciones sobre reconocimiento de habla (lingüística forense, diseños y elaboración de programas computacionales, buscadores, e inteligencia artificial (IA).
  • Documentación Lingüística y Trabajos de Campo: Es el lingüista quien puede, con validez y confiabilidad, recoger  datos sobre formas particulares de habla, lenguas en peligro de desaparecer, realizando encuestas, grabaciones, establecer programas de alfabetización, y traducir documentos sobre la herencia cultural y memoria de los pueblos. Ello, seleccionando y entrevistando hablantes genuinos en una determinada comunidad lingüística de acuerdo a cómo se divide el trabajo humano en las distintas profesiones y oficios conocidas como “etnografías del habla” o “etnografías de la comunicación”.
  • Enseñanza de Lenguas (¨Lengua materna y/o Segunda lengua): Sin duda que en el diseño de un curso de idioma inglés, mapudungun, francés, alemán, etc. será más efectivo (planificación y ejecución) si contienen los aportes de la lingüística en sus diferentes ramas para la presentación y práctica de los componentes que conforman una lengua (fonética/fonología/, sintaxis o elaboración de frases),en situaciones o contextos comunicativos.
  • Publicidad/Marketing/ Relaciones Públicas: El conocimiento que un lingüista posee sobre el lenguaje humano permite también orientar adecuadamente la preparación de ediciones de textos, formato de publicación y el desarrollo del mismo de un ‘texto’. También nos puede ayudar a realizar “actos verbales” más efectivos en una transacción comercial, atención al cliente etc.
  • Agencias de Evaluación y Medición: La lingüística orienta también en la preparación de exámenes /pruebas o tests, principalmente en la redacción de instrucciones, preguntas, comentarios y validación y con fiabilidad de ítems o preguntas.
  • Diccionarios /Glosarios: por el manejo del conocimiento sobre fonética, formación de palabras (morfología) y connotación de significados, el lingüista es de alta importancia en lo que llamamos ‘trabajo lexicográfico’ para conocer cómo se forman las palabras y cómo éstas se enhebran en la producción de oraciones y textos escritos.
  • Consultorías: en materias donde el lenguaje, la lengua y el habla forman parte de los contenidos que se quieren entregar. Aunque no lo parezca así es, por ejemplo, en la preferencia por un vocablo o léxico propio de la lengua para que sea comprendido por el lector o auditor como en medicina para presentar un medicamento. En un texto legal (reglamentos, partes, notificaciones, escrituras, código, constitución, normas, etc) en la precisión de términos adecuados y evitar la “pedantería”. En el mismo periodismo para la redacción de titulares y evitar ambigüedades léxicas.
  • Etiquetado de productos: en empresas comercializadoras, la investigación lingüística es de vital importancia en el establecimiento de las asociaciones que la gente hace en reacción a ciertos sonidos o imágenes con el producto a consumir (entender la referencia con el pensamiento para incentivar el consumo).
  • Actuación o formación de artes escénicas: En el teatro y cine se necesita entrenamiento o asesoría en pronunciación, entonación y en ciertos aspectos de la gramática para que suenen como formas auténticas de habla (en nuestra TV: El Patrón del Mal o “Romané” de nuestra TV) ¿recuerda? También en lo que conocemos como el arte de hablar en público

 

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2022 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada