Busca:   en:
Inicio > Revista

Problemas de aprendizaje.Información para padres y maestros.(parte II)

3. VALORACIONES: apoyos de otros especialistas

El diagnóstico de éstos problemas de aprendizaje se lleva a cabo mediante una VALORACIÓNque consiste en una serie de pruebas para determinar tanto la capacidad intelectual como el grado de madurez neurológica. Hay pruebas para conocer la coordinación viso-motora, la coordinación fina y gruesa, la percepción visual y auditiva, las relaciones espaciales, la constancia perceptual etc. La realización de estas pruebas se lleva a cabo en varias sesiones, lo que depende también de la velocidad con que el niño las realice, pues en general, los niños pequeños o los hiperactivos no se logran concentrar más que nos pocos minutos. Ya con todos los resultados, se elabora una impresión diagnóstica y se sugiere la o las terapias que serán necesarias.

Si los problemas tienen un origen neurológico por daño cerebral se menciona esto para que el niño sea atendido por un NEURÓLOGO que determine la dimensión del daño y de su diagnóstico. Él indicará qué áreas son susceptibles de mejorar y hasta qué punto y entonces, ya en conjunto se podrá proporcionar la terapia más adecuada. En ciertas ocasiones, recetará medicamentos cuando es necesario controlar la impulsividad o hiperactividad.

Es también importante mencionar que muchos de estos problemas de aprendizaje tienen un origen psicológico: niños que viven bajo tensiones psicológicas fuerte como los hijos de padres divorciados, o niños maltratados, agredidos física o verbalmente o con cualquier tipo de problemas emocionales que están afectando su rendimiento escolar. En estos casos es necesario recurrir al psicólogo, porque nosotros, como terapeutas de lenguaje no podemos proporcionar toda la ayuda que estos niños necesitan pero si junto con el Psicólogo que atiende los problemas emocionales, la contribución de nosotros es importante en el área del rendimiento y ambas cosas se complementan pues la ayuda de PSICÓLOGOS o PSIQUIATRAS con medicamentos específicos y también neurológica, mejora la situación emocional y la terapia de aprendizaje mejora el rendimiento, lo que contribuye también a una sensación general de mejoría y a la estabilidad emocional del niño.



4. IMPORTANTE DETECCIÓN A TIEMPO: el papel de los maestros

Lo más importante en esto es la detección temprana del problema. Mientras más pequeño sea el niño, mejores son las posibilidades de recuperación. Si se deja pasar el tiempo pensando que va a mejora cuando sea mayor, cometemos un grave error porque estos problemas se acentúan en años posteriores. NO MEJORAN CON LA EDAD, al contrario. En cambio, tratados a tiempo, los resultados son excelentes y se obtienen más rápidamente.

Los problemas de aprendizaje se van a reflejar en la conducta general del niño: se puede volver retraído, introvertido, tímido, inseguro, agresivo. El bajo rendimiento escolar lo hará sentir incapaz, tonto, en desventaja ante los compañeros que parecen aprender más fácilmente o que parecen, no son, más inteligentes. El niño causará problemas en el grupo y pondrá a prueba la paciencia del maestro que tiene que atender a 20 o 30 o más niños y no puede proporcionarle atención especial. El niño reprobará una o más materias o tal vez incluso el año porque no lee o escribe bien o no se concentra lo suficiente y eso afectará su personalidad en forma determinante.

Por el contrario, la atención de estos problemas y la terapia adecuada se reflejarán en una mejor conducta personal y de grupo. El niño adquirirá seguridad, se reforzará su autoestima, mejorarán las relaciones con sus compañeros y esto redundará en un progreso general. Los resultados de una buena terapia son realmente notables.

Sin embargo, es muy importante tener en cuenta que la terapia no es magia. La mejoría no se da de la noche a la mañana y la COLABORACIÓN de padres, médicos y maestros junto con el terapeuta es indispensable. No se trata de llevar al niño 2 o 3 veces a la terapia y pensar que ahí se resuelve todo. Al aceptar que el niño asista a la terapia, es necesario confiar que el terapeuta hará lo más conveniente para el niño pero también hay que colaborar con las indicaciones que éste les dé para trabajar en la casa o en la escuela reforzando así lo que se hace en la terapia.



5. DE QUÉ SE TRATA UNA TERAPIA:

La terapia consiste básicamente en JUEGOS porque el juego es la forma en que el niño aprende más fácilmente. A veces los padres desconfían de estas terapias y de los resultados pero con juegos programados, ejercicios específicos, estableciendo premios y recompensas (estrellitas, puntos,...) es como se van reforzando las conductas positivas. A veces los padres consideran que la terapia es muy larga, les cansa tener que llevar a los niños 2 o más veces por semana a la terapia, ésta interfiere con sus actividades personales, en fin, hay todo tipo de objeciones pero a esto hay que responder que el resultado final va a reflejarse en toda la vida del niño, en su juventud en su edad adulta.

Las terapias le facilitarán las cosas cuando llegue a la secundaria y a los estudios superiores; le ayudarán y mejorarán también su vida emocional y sus relaciones interpersonales.

UN NIÑO SEGURO DE SÍ MISMO, CON BUENA AUTOESTIMA ES SIEMPRE UN TRIUNFADOR Y ES TAREA DE LOS PADRES HACER QUE LOS HIJOS SEAN TRIUNFADORES EN SU VIDA, EN SU PROFESIÓN EN SU ACTITUD ANTE EL MUNDO.

Nuestro trabajo como Terapeutas de Aprendizaje y Lenguaje Infantil es contribuir con nuestros conocimientos a este resultado final de los chicos. Ayudar a los padres y maestros a obtener lo mejor de sus hijos y alumnos; a maximalizar el rendimiento de cada niño y ayudarlos a descubrir y a ejercitar su potencial en la forma más positiva.

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2022 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada