Busca:   en:
Inicio > Revista

Trabajo interdisciplinario a favor del sordo (Parte V)

3.5 Propuesta de Educación Bilingüe Bicultural para el sordo

La mayoría de países en el mundo son multilingües, al igual que el Perú. El número de países en el mundo es menor a 200, mientras que las lenguas habladas en el mundo son alrededor de 4 000 ó 5 000.8 Hay más multiilingües que monolingües, pero las decisiones están en manos de las personas monolingües. Las lenguas de los multilingües no son aceptadas; así que sus hablantes se ven forzados a aprender una segunda lengua a fin de poder adaptarse a su medio.

La mayoría de personas está de acuerdo en que se debe enseñar a una persona en su lengua materna.

De hecho existen políticas educativas bilingües en el Perú. Sin embargo, estos programas no contemplan a las personas sordas como hablantes de una lengua diferente al castellano

Lamentamos el hecho de que muchas de las lenguas en el Perú estén muriendo por el influjo del castellano sobre ellas; pero hay una lengua muy especial usada en el Perú la cual no ha podido ser erradicada y cuyos hablantes aún no han podido integrarse. Hablamos del Lenguaje de Señas Peruanas y de la minoría lingüística que representan sus usuarios.

Frente a esta realidad proponemos una educación del sordo a través del Lenguaje de Señas y con contenidos relacionados a la cultura sorda, la cual le proporcione las habilidades necesarias para aprender el castellano.

La lectura y la escritura se hacen especialmente difíciles para ellos. Si contrastamos sólo el castellano oral con el escrito, encontramos muchas diferencias. Si para un oyente puede resultar difícil, para un sordo mucho más.

Los textos son más complejos, coherentes, integrados, descontextualizados y no expresan una comunicación cara a cara. Todo lo contrario a lo que expresa el Lenguaje de Señas. Codificar y descodificar se vuelve así un gran problema. Algunos mencionan que los sordos sólo llegan al nivel de un niño de cuarto o quinto grado en el desarrollo lingüístico de la segunda lengua.9 Esto resulta bastante grave, sobre todo considerando que hablamos de dos de las cuatro habilidades lingüísticas. Esta situación perjudica sus habilidades cognitivas y su interacción con el mundo. Hace que sus maestros los consideren menos inteligentes, y peor aun, hace que ellos también lo crean.

Es urgente que el Estado contemple la situación particular de los sordos y prepare a los maestros de sordos en el Lenguaje de Señas. La mayoría de profesores de sordos no conoce el Lenguaje de Señas . Parece ser que no se toma en cuenta que las escuelas especiales deben adaptarse al alumno, y no necesariamente el alumno a la escuela. Es necesario establecer que es también el maestro quien debe adaptarse a los alumnos. Hasta ahora sólo ha importado la cultura y la lengua del profesor del sordo; pero no la lengua y la cultura del alumno sordo.

La cultura del sordo es muy diferente a la del oyente. El sordo es una persona que en su grupo es mucho más sociable que el oyente. Su manera de establecer sus relaciones interpersonales es diferente a la de los oyentes. Los contenidos que se le enseñan en la escuela no son significativos ni para su cultura ni para su vida muchas veces. La escuela debe acercar su cultura y la de los que los rodean.

Los programas que se han aplicado entre los sordos no han tenido hasta hoy éxito, ni en lo personal ni en lo académico entre los sordos y menos aun en la integración social del sordo. Es lamentable ver que los adultos sordos, son prácticamente analfabetos, no tienen trabajo, no se les ha enseñado a superar su limitación. Creemos que el reto es integrar a la persona sorda a la comunidad.

Las dificultades experimentadas en la escuela y en su medio han terminado por convertir a muchos sordos en personas sin interés por su entorno e incluso por la vida misma.
Creemos que si la educación se le imparte en el Lenguaje de Señas y posteriormente se le enseña el castellano, se obtendrá mucho mejores resultados de los que se han obtenido hasta ahora.

¿Será éste un buen momento para pasar de una educación sorda a una educación del sordo? Realmente esperamos que sea así.

 

Referencias

1 Ramírez Camacho, Rafael. Conocer al niño sordo. Ed. Ciencias de la Educación Preescolar y Especial. Madrid, 1982. p. 126
2 Hallowell, Davis y Richard Silverman. Audición y sordera. Ed. La Prensa Médica Mexicana. México, 1985.pp. 111-115
3 Ib.
4 Hallowell, Davis y Richard Silverman. Audición y sordera. Ed. La Prensa Médica Mexicana. México, 1985. p 62
5 Byrd, Todd. Diversity. En: Gallaudet Today - The Magazine. Ed. Gallaudet
University. Volumen 32. Número 1. Ed. Gallaudet University. Washington D.C., 2002. p.19
6 Byrd, Todd. Ob. Cit. p.20
7 Byrd, Todd. Ob. Cit. p 19
8 http://www.linguistlist.org
9 Dale, Philip. Psicolingüística. Desarrollo del Lenguaje. Ed. Trillas, 1990. p. 73

Abierto en agosto

Nuestra tienda permanecerá abierta durante todo el mes

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2022 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada