Busca:   en:
Inicio > Revista

Evolución de las praxias estomatológicas. (Parte IV)

Paralelamente también con el desarrollo funcional del sistema cervico-oro-facial, se producen movimientos complejos que son el recurso neurofisiológico que posteriormente, mediante el desarrollo lingüístico y de la inteligencia, usara el niño para, mediante un acto motriz poder articular la palabra hablada, la voz y el canto.
Postura: El niño nace con su cabeza hacia abajo, y su columna dorsal presenta una sola curvatura, (la curvatura primaria) que es una cifosis.


A los ocho meses, el bebe, puede morder un trozo de galleta, masticarlo bastante bien y deglutirlo. La deglución ha dejado de causarle dificultades.

A medida que los músculos posteriores del cuello y mandibulares van tomando fuerza y logra la postura antigravitatoria, se va produciendo en su columna una curvatura secundaria (lordosis cervical), y esta situación se prolonga hasta el momento en que el niño intenta ponerse de pie. Repetidas veces ensaya la postura erecta, pero vuelve a caerse, hasta el momento en que se da cuenta que para mantenerse de pie debe rotar su cadera hacia delante. A medida que va logrando la estabilización y la marcha, se va desarrollando una segunda curvatura secundaria, (lordosis lumbar).


A los ocho meses, el bebe, puede morder un trozo de galleta, masticarlo bastante bien y deglutirlo. La deglución ha dejado de causarle dificultades.

Cuando ayudado por sus padres intenta sus primeros pasos, todavía sus pies no tienen curvas, son planos y redondeados. Es a través del caminar que va adquiriendo los arcos plantares.

Fonoarticulación: Paralelamente también con el desarrollo funcional del sistema cervico-oro-facial, se producen movimientos complejos que son el recurso neurofisiológico que posteriormente, mediante el desarrollo lingüístico y de la inteligencia, usara el niño para, mediante un acto motriz poder articular la palabra hablada, la voz y el canto.

En el niño pequeño, las acciones de mamar, gritar, llorar, tragar y respirar estimulan la sensibilidad de las mucosas, lo que produce reflejos sonoros que son las primeras señales comunicativas llamadas (juego vocal reflejo).

Poco a poco, a través de la búsqueda de la satisfacción de sus necesidades, y de la acción por parte de los adultos que lo rodean proporcionándole el estimulo del lenguaje, se van incorporando a este balbuceo reflejo, señales acústico-verbales, y van habilitandolo por un proceso de regulación senso-perceptiva, a reproducir los símbolos que ha ido incorporando en la formación de su código lingüístico (palabras).

El sistema estomatognático permite la conducción aérea del sonido que ingresa al oído medio para ser trasmitido a los centros, y regula el trabajo tubario para que este mecanismo permanezca apto. Las trompas de eustaquio se abren cada vez que el niño deglute regulando las presiones entre el oído medio y la presión aérea externa.

La instrumentación del habla es la actividad psicomotora más compleja que realiza el ser humano.

La magnitud de la tarea ha sido analizada por Lennenberg. Se calcula que actúan mas de cien músculos controlados y coordinados por el S.N.S. y que la velocidad promedio de la articulación es de 14 fonemas por segundo. Si cada músculo tuviera un promedio de cien unidades motrices, multlipicados por 100x100x14 se requerirían 140.000 eventos musculares por segundo para la producción del habla.

La complejidad es muchisimo mayor si se tiene en cuenta que es necesaria una regulación temporal de las contracciones de las diversas partes del aparato del habla.

La contracción de los músculos torácicos debe iniciarse fracciones de segundos antes que las laringeas y debe mantener la columna de aire con la fuerza suficiente para producir las modulaciones de tono, intensidad y énfasis que caracteriza la prosodia. Por su parte, la laringe debe anticipar la programación de vocales, consonantes mudas o sonoras, que serán producidas en milisegundos al pasar a los resonadores y órganos articuladores.

Todas las estructuras tienen que estar prontas, para cambiar de modo instantáneo, al fonema siguiente de la secuencia, y sus movimientos deben estar relacionados en tiempo, fuerza y frecuencia.


A lo largo del desarrollo de las funciones orales, se va estableciendo poco a poco un sistema de interrelaciones anatomo-funcionales que es posible solo por medio de equilibrios antagónicos de masas musculares que configuran un mecanismo de “alta precisión” coordinado por un sorprendente numero de elementos neurales (redes, grupos de interneuronas, relaciones reflejas entre centros sensitivos y motores de numerosos pares craneanos, centros subcorticales y corticales).

El proceso se continua durante toda la vida, puede decirse que los cambios en el área facial solo cesan con la muerte.

Abierto en AGOSTO
Nuestra tienda permanecerá abierta durante todo el mes
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada