Busca:   en:
Inicio > Revista

Desde mi balcón: Alzheimer semana a semana (Parte II)

En la comunidad neurocientífica mundial, según se puede leer en las revistas más serias y escuchar en los congresos más destacados, reina hoy un optimismo realista respecto a que en un plazo de cinco a 10 años se podrá detener la evolución del Alzheimer. Curarlo o prevenirlo es una utopía alcanzable a más largo plazo
P. Desconcierta a mucha gente que el diagnóstico de Alzheimer se califique como “probable” o “posible.” ¿Quiere decir eso que los médicos dudan sobre tal diagnóstico?

R. Ni mucho menos. Esos calificativos derivan de criterios internacionales establecidos hace muchos años para favorecer la investigación. Hoy están obsoletos. Es fácil de entender que el grado de certeza diagnóstica absoluta y definitiva de que un enfermo padece enfermedad de Alzheimer se base en la comprobación autópsica. Al igual que hizo Alzheimer en su día, necesitamos la verificación neuropatológica examinando el cerebro de los enfermos que fallecen. Pienso que sería muy conveniente llevar a cabo una campaña mediática de donación de tejidos para tener bancos con muchas muestras con las cuales se pueda hacer avanzar la ciencia Alzheimer y el conocimiento de las demás enfermedades neurodegenerativas. Esto es crucial para desentrañarlas y poder llegar a curarlas.

Sin embargo, en el momento actual, los diagnósticos de Alzheimer, realizados por expertos médicos que conocen bien las reglas clínicas neurológicas, neuropsicológicas y de imagen cerebral tienen una fidelidad del 90-95%.

P. ¿Cómo se puede mejorar el proceso diagnóstico?

R. Nuestro Sistema de Salud, que busca más calidad, más cohesión y más equidad en todas las CC.AA., tiene que hacer un gran esfuerzo para estar a la altura de las circunstancias en la atención médica de la enfermedad de Alzheimer. Hace falta un programa, como ha prometido la ministra Ana Pastor, de cartera de servicios específica para esta enfermedad y las otras demencias que padecen las personas mayores. Y hacen falta más recursos financieros para ello.

Desde hace años, tras la I Conferencia Nacional Alzheimer que concebí en 1997, celebrada en Pamplona ese año, insisto en que sin el debido concurso de la Atención Primaria no se darán pasos sustanciales en el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad. Los médicos del primer nivel, los médicos de familia han de querer, saber y poder afrontar el reto de la pérdida de memoria de la gente mayor que tantas veces significa el inicio del Alzheimer. Querer es una actitud, saber significa poseer conocimientos y destrezas, poder es un problema de logística. Evidentemente el diagnóstico formal de la enfermedad de Alzheimer, en rigor, han de hacerlo los especialistas en enfermedades cerebrales que son eminentemente los neurólogos aunque conozco colegas geriatras y psiquiatras altamente capacitados en este campo. El desiderátum es que en todos los hospitales comarcales haya médicos con capacitación especial en demencias. Esta Atención Especializada ha de estar bien coordinada con la Primaria. Y creo sinceramente que deben crearse y dotarse debidamente Unidades de Diagnóstico y Tratamiento de Enfermedad de Alzheimer y Otras Demencias en todos los hospitales de referencia.

P. ¿Es partidario de comunicar tan fatídico diagnóstico al enfermo?

R. Así como a la familia hay que hablarle con toda veracidad y sin tapujos, dentro de la cultura e idiosincrasia españolas, hay que tener mucha prudencia y cautela a la hora de comunicar al enfermo el diagnóstico. En mi no pequeña experiencia, es excepcional que el enfermo pregunte si padece o no Alzheimer, es habitual que no quiera conocer la verdad y es casi la regla que no sea plenamente consciente de sus síntomas o que los minimice achacándolos a su edad. Pero, en buena ética, ni el médico puede robar la verdad diagnóstica al enfermo ni la familia debe ocultárselo a ultranza. Aquí pasa lo mismo que con el juego de las siete y media: tan malo es pasarse como quedarse corto. Así que el médico ha de comunicar la cuota de verdad que el enfermo puede asumir y ha de colaborar con la familia en la toma de decisiones respecto a suprimir la conducción de automóviles, hacer disposiciones de voluntades anticipadas, considerar la futura y necesaria tutela y, como no, proceder a hacer testamento.

P. ¿Cree que las famosas células madre pueden corregir el Alzheimer?

R. Si se tiene en cuenta que en el Alzheimer hay mucha superficie de corteza cerebral dañada y muchos centímetros cúbicos con millones de neuronas muertas, es harto difícil imaginarse cómo y dónde se pueden hacer injertos de células madres que se diferencien bien en nuevas neuronas, establezcan conexiones entre sí con las vecinas y, sobre todo, que se libren de la acción neurotóxica del amiloide beta que “es la madre del cordero”. Sin embargo, no me niego a la posibilidad de este avance terapéutico aunque veo más verosímil potenciar la neurogénesis, la formación de nuevas neuronas, facultad natural que existe también en el cerebro del adulto. Esa neurogénesis podrá estimularse mediante modificación de genes o aplicación de factores tróficos pertinentes.

P. ¿Cómo ve el próximo futuro respecto a una curación o prevención de esta enfermedad?

R. En la comunidad neurocientífica mundial, según se puede leer en las revistas más serias y escuchar en los congresos más destacados, reina hoy un optimismo realista respecto a que en un plazo de cinco a 10 años se podrá detener la evolución del Alzheimer. Curarlo o prevenirlo es una utopía alcanzable a más largo plazo. De lo que se trata es de conseguir un compuesto que impida el depósito de amiloide beta idealmente a nivel intraneuronal; si ello no es posible, habría que contentarse con lograr un agente que lo degrade, lo purgue y transporte a la sangre para que sea eliminado por el hígado y el riñón.

 

Referencias

www.medicinainformacion.com

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2021 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada