Busca:   en:
Inicio > Revista

La dislexia. (parte IV)

También hay que tener en cuenta que no toda dificultad en la lectura significa que nos encontremos ante un niño con dislexia. Algunos autores refieren que hay niños disléxicos que pueden ser muy buenos lectores, pero que no entienden lo que leen. Esto es indicativo de que puede existir dislexia. La lectura es una actividad muy compleja en cuyo aprendizaje es normal que en las primeras etapas aparezcan dificultades y errores que no tienen por qué indicar una futura dislexia.
CONCLUSIÓN:

La dislexia es definida como un desorden de lectoescritura, sin embargo, su existencia ha sido muy cuestionada. Algunos especialistas se mantienen actitudes opuestas al uso del término Dislexia, prefiriéndose otras denominaciones como Dificultades de Lectoescritura o Trastorno Específico de la Lectura.

En otros casos hay autores que niegan la misma existencia del trastorno, se ha acumulado evidencia suficiente como para poder afirmar que efectivamente existe la dislexia, con una base neurológica clara. También se defiende que en lugar de de dos grupos diferenciados (disléxicos y no disléxicos), podría existir una continuidad sin límites claros entre la dificultad severa para la lectura y la normalidad.

Pero hay un punto donde todos los investigadores o teóricos están de acuerdo y es en que, ya que este trastorno puede producirse antes de que la persona haya adquirido la lectura o después de adquirida, puede distinguirse entre dos tipos de dislexia:

-Dislexia adquirida: la sufrirían aquellas personas que tras haber logrado un determinado nivel lector, pierden algunas de estas habilidades como consecuencia de una lesión cerebral.

-Dislexia evolutiva: niños que sin ninguna razón aparente presentan dificultades especiales en el aprendizaje de la lectura.

También hay que tener en cuenta que no toda dificultad en la lectura significa que nos encontremos ante un niño con dislexia. Algunos autores refieren que hay niños disléxicos que pueden ser muy buenos lectores, pero que no entienden lo que leen. Esto es indicativo de que puede existir dislexia. La lectura es una actividad muy compleja en cuyo aprendizaje es normal que en las primeras etapas aparezcan dificultades y errores que no tienen por qué indicar una futura dislexia.

Muchos autores señalan que para ello tendría que producirse un retraso de dos años en relación al nivel esperado de lectura. Es decir, a partir de los 8 o 9 años es que se debe comenzar a hablar de dislexia en un niño.

Hasta fechas relativamente recientes se ha venido pensando que la dislexia era un trastorno mucho más frecuente entre los niños que entre las niñas. Sin embargo, estudios mejor controlados estiman que el predominio en el sexo masculino es muy bajo.

Existen métodos como el de Ronald Davis que parece estar ayudándo a personas con estilo de aprendizaje disléxico.

También la denominada Programación Neurolinguistica parece ofrecer buenos resultados. El apoyo familiar y la ayuda especializada son de gran importancia.
Venta especial
hasta
50% de descuento

en juguetes, material y libros seleccionados*
Pedidos del 23 al 28 de noviembre . Sujeto a existencias. Aplican restricciones. Ver ofertas
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada