Busca:   en:
Inicio > Revista

Métodos de enseñanza y nivel de competencia bilingüe castellano-lengua de signos peruana en adultos. (Parte XI)

Los resultados obtenidos con este método varían ampliamente. Hay alumnos que tienen éxito y llegan a terminar la secundaria completa, o incluso asistir a la Universidad junto con las personas oyentes. Algunos han empezado en escuelas Oralistas y con el tiempo prefieren utilizar la lengua de señas como opción comunicativa.
Métodos unisensoriales:

Quienes apoyan este método creen que la lectura labial disminuye la habilidad del niño para usar su audición. Creen que el niño debe ser enseñado a confiar en su audición lo más posible y usualmente cubren sus labios cuando hablan. La idea es que el niño use sus restos auditivos lo más posible durante su infancia, a fin de que puedan asistir a un colegio normal en el futuro. Este método además de unisensorial, se llama también acuopédico o audio-verbal. El problema es que si el niño es sordo profundo, este método no puede serle útil.

Daniel Ling dice que el problema no está en cuánta información brindemos al niño, sino en cuánta información puede captar y aprender a procesar un niño. (Schwartz,1996)

Manejo audiológico:

Es necesario estar seguro de que el niño recibe en todo momento una buena señal acústica a través de sus audífonos, por lo cual es necesario darle mantenimiento a los aparatos auditivos que use el niño. Igualmente hay que preocuparse por el aseo de los oídos. Es el audiólogo de la escuela el encargado de verificar el buen funcionamiento de los audífonos y de informar a los padres sobre el estado de los aparatos auditivos.

Debe haber un audiólogo en la escuela por cuatro razones fundamentales: verificar la salud de los oídos del niño, verificar que los aparatos auditivos y el entrenamiento auditivo funcionen adecuadamente, enseñar a los maestros a revisar los aparatos auditivos de los niños y ayudar al mantenimiento de los aparatos dentro de la casa para que el audífono sea lo más útil posible.

¿Por qué usar el método Oralista?

Casi el 90 por ciento de los padres de los niños sordos son oyentes (García Benavides, 2002). Por esta razón, los padres desean que sus hijos aprendan la misma lengua que ellos usan: la lengua oral.

La segunda razón es que una persona que oraliza puede ir a la escuela y en el futuro conseguir mejores trabajos. Puede “adaptarse” al mundo oyente más fácilmente.


Prerrequisitos para usar el método oral

Este método requiere que el niño complete la información que recibe acústica y lingüísticamente incompleta del mundo, basándose en el conocimiento de la situación, experiencia previa y familiaridad con el lenguaje. El éxito requiere de un sistema nervioso central intacto, buen pensamiento e incluso habilidades auditivas. El problema es que no hay cómo medir estas habilidades. Entonces, es peligroso esperar más de lo que un niño en particular puede dar. Es por eso que es necesario, si se escoge este método educativo, conocer al niño para saber qué esperar de él.

El éxito de un programa Oralista requiere de profesores hábiles y preparados que conozcan las necesidades y habilidades de cada niño para poder adaptar sus estrategias de enseñanza a cada uno de ellos. Los profesores deben estar entrenados en áreas como audiología, desarrollo del niño, teorías de enseñanza y aprendizaje, Lingüística, habla y consejería con los padres. Especialmente en el caso de que el niño tenga una audición limitada o inexistente.

Resultados del método Oralista:

Los resultados obtenidos con este método varían ampliamente. Hay alumnos que tienen éxito y llegan a terminar la secundaria completa, o incluso asistir a la Universidad junto con las personas oyentes. Algunos han empezado en escuelas Oralistas y con el tiempo prefieren utilizar la lengua de señas como opción comunicativa.

Además de enfocarse en el habla y en habilidades de la
lengua escrita, la mayoría de programas Oralistas tienen un currículo académico fuerte.

Los alumnos educados en escuelas Oralistas se sienten satisfechos de comunicarse con las personas oyentes, pero tarde o temprano aprenderán una lengua de señas para poder comunicarse con otras personas sordas.

Es importante anotar que los resultados del método Oralista no serán vistos con rapidez. El desarrollo lingüístico de los niños sordos que viven entre oyentes, toma un tiempo algo largo en manifestarse. No basta con el audífono, es necesario entrenarse para aprender a hablar.

El padre del alumno sordo debe trabajar con regularidad, en conjunto con un equipo de profesionales para lograr que su hijo progrese en el lenguaje.

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada