Busca:   en:
Inicio > Revista

El problema del aprendizaje en los grupos. (Parte IV)

Indudablemente que en la medida en que el aprendizaje se convierte en una necesidad compartida con otros, se expresan cualidades de la personalidad que se acercan al tipo de estudiante que estamos deseando formar, pues lo colaborativo favorece la solidaridad, el trabajo colectivista y en grupo, identificándose con metas colectivas y no sólo individual, además de la fuerza que tiene la unidad para obtener metas superiores en la vida profesional.
ALGUNAS CONSIDERACIONES PARA LA ORIENTACIÓN DEL TRABAJO CON LOS GRUPOS DE APRENDIZAJE.

En lo relativo a la orientación sugerimos lo siguiente:

1- Relativas al docente

Uso de técnicas de trabajo grupal que faciliten ampliar la comunicación entre los participantes.
Saber manejar hechos o problemas inesperados.
Ser abierto y receptivo a los criterios del grupo.
Autoevaluar su propio estilo de trabajo, sus puntos fuertes y débiles para escoger las estrategias necesarias y para cambiarlas cuando sea pertinente.
Experimentar en sí mismo el proceso de creatividad ayudará al profesor a entenderlo en los demás y facilitará su conducción en los estudiantes.
2- Relativas a la composición del grupo.

Para el logro de una atmósfera creativa es necesario tener presente determinadas características de los miembros que componen el grupo, como son las relaciones interpersonales entre ellos, su aprovechamiento docente y status en el grupo. La existencia de prejuicios o rivalidades, de líderes que acaparan la participación, de estudiantes rechazados por sus compañeros, dificulta el desarrollo de una atmósfera creativa.

Ante estas dificultades se recomienda reorganizar al grupo en equipos balanceados, de forma tal que todos sus integrantes tengan posibilidades de participación y los resultados entre los diferentes equipos sean comparables.

3- Relativo a las condiciones en las que trabaja y se desarrolla el grupo.

Dos son las condiciones esenciales que estimulan el trabajo creativo del grupo: la seguridad psicológica para crear y la receptividad a todas las ideas que se manifiesten.

Estas condiciones se expresan en los principios siguientes:

Toda idea es escuchada, nadie puede negar a otro la oportunidad de emitir su juicio.
No criticar las ideas que expresa cualquier miembro del grupo.
No enjuiciar ni evaluar las ideas en el momento de su exposición.
Expresar libremente cualquier idea.
Fomentar la fantasía, imaginación e ideas no usuales.
No permitir la imposición de ideas por parte de ningún miembro ni su eliminación.
Respetar al otro, fomentar la aceptación mutua, de manera que la experiencia creativa sea siempre una experiencia compartida en la que cada uno aprenda de los demás.
Trabajar en equipo, disfrutando cada momento de búsqueda como una experiencia excitante y divertida.
Desarrollar la capacidad de utilizar los errores como "puentes" hacia niveles superiores del trabajo del grupo.
En lo tocante a la orientación del trabajo grupal en general tener presente las siguientes sugerencias en las tres etapas esenciales: la orientación, la ejecución y el control y evaluación de los logros, como indicamos a continuación.

En la fase de orientación.

Formular objetivos.
Determinar tareas y actividades a realizar acordes a los objetivos.
Analizar las condiciones subjetivas y objetivas en que transcurre el proceso (estudio de la bibliografía, documentos, folletos, programas, entre otros.)
Analizar los recursos disponibles.
Obtener y analizar la información.
Seleccionar métodos y formas de organización para lograr los objetivos en un plazo de tiempo.
Preparación individual y colectiva.
Coordinar esfuerzos.
Distribución de tareas y roles.
Pronósticos de resultados.
Determinar los aspectos esenciales de la comunicación a establecer.
Elaborar y modelar acciones con alternativas.
Consultar a expertos.
Analizar el nivel de autopreparación y preparación de los microgrupos
En la fase de ejecución.

Presentación.
Orientar hacia los objetivos.
Intercambio de experiencia.
Solicitar cooperación.
Intercambio de ideas.
Defensa de los puntos de vistas objeto de análisis y reflexión.
Percatarse si la manera en que fue orientado se ejecuta, cuántos lo comprendieron totalmente.
Intercambio y cooperación entre los miembros de los microgrupos.
Comunicar la realización de la actividad.
Comparación de los criterios, establecer la polémica, el debate, la discusión y el análisis reflexivo.
En la fase de control y evaluación del proceso.

Comprobar el cumplimiento de los objetivos según la planificación.
Precisar si lo orientado por el docente es lo alcanzado por el estudiante.
Interpretar los resultados.
Valorar los resultados.
Determinar logros y deficiencias.
Establecer criterios de valoración.
Elaborar juicios valorativos y reflexivos.
Analizar causas de las deficiencias.
Valorar la efectividad de la actividad o trabajo.
Elaborar y arribar a conclusiones.
Estas regularidades permiten la planificación objetiva en aras de una mayor efectividad, en la que está de manera implícita la relación de lo afectivo – motivacional con lo cognitivo instrumental, facilitando la comunicación, la interacción y la comprensión de los mensajes.

Indudablemente que en la medida en que el aprendizaje se convierte en una necesidad compartida con otros, se expresan cualidades de la personalidad que se acercan al tipo de estudiante que estamos deseando formar, pues lo colaborativo favorece la solidaridad, el trabajo colectivista y en grupo, identificándose con metas colectivas y no sólo individual, además de la fuerza que tiene la unidad para obtener metas superiores en la vida profesional.

Para mayor profundización localice los siguientes autores:

Aubel, Yudi. Directrices para el estudio en base a la técnica de grupos focales.- FNUAP, Santiago de Chile, 1994.

Ávila Muñoz, Alicia.- Estudio independiente.- Ed: ILCE, México, 1996.

Bermúdez Serguera, Rogelio. Teoría y metodología del aprendizaje.- Ed: Pueblo y Educación, La Habana, 1996.

Rico Montero, Pilar. Reflexión y aprendizaje en el aula.- Ed: Pueblo y Educación, La Habana, 1996.

Torres Puente, Juan Carlos. Aprender a pensar y pensar para aprender: estrategia de aprendizaje.- Ed: Narcea S.A., Madrid, España, 1994.

_______________________. Las estrategias de aprendizaje en el aula.- Ed: Universidad Pontificia Comillas, España, 1994.

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2023 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada