Busca:   en:
Inicio > Revista

Diagnóstico y prevención o Prevención y diagnóstico. (Parte I)

- Dar una respuesta a los padres sobre lo que le pasa a su hijo (si el diagnóstico no explica porque le pasa eso) y permitirle buscar informaciones, tratar de tener un comportamiento con él más adecuado a sus necesidades.
Sarah Tessarech | 1/08/2008
Diagnóstico y prevención o Prevención y diagnóstico

Sobre ese tema tan largo y interesante, quise compartir mi experiencia con los niños autistas o llamados también, según el DSM IV trastorno generalizado del desarrollo - en Francia-. Ese síndrome es muy amplio y sus expresiones varían de manera considerable de un niño a otro.
Por esa misma razón, mi experiencia con esos chicos y sus familias, me enseñaron a tomar ese diagnóstico con una cierta moderación.
En Francia, los “ortofonistas” no hacen ese diagnóstico sino que debe ser un médico (en general un psiquiatra).

Pienso precisamente en los niños de menos de 3 años, esos mismos que pueden estar concernidos por la prevención. Efectivamente, cada vez más, se habla y se trabaja el diagnóstico precoz por varias razones, porque permite ciertas cosas que vamos a desarrollar aquí, pero también, fije la patología o más bien la idea de lo patológico y eso puede ser dañoso por la evolución del niño y por el modo de los padres de ver a su hijo como un “enfermo”. Vamos además a tratar de eso más precisamente.


El diagnóstico permite :

- Tener acceso a lugares de socialización adaptados (institución y/o escolaridad parcial con una persona que le acompaña y ayuda al niño, aunque que hay veces falta lugar para esos chicos...);
- Obtener el máximo reembolso por la obra social (100%) de todas las medidas tomadas (consultas psiquiátricas, logopédicas o psicomotrices en privado cuando no hay espacio en lo público);
- Dar una respuesta a los padres sobre lo que le pasa a su hijo (si el diagnóstico no explica porque le pasa eso) y permitirle buscar informaciones, tratar de tener un comportamiento con él más adecuado a sus necesidades.


Por otro lado, el diagnostico tiene sus límites A veces se generan problemas, como por ejemplo :

- Enfrenta el entorno del niño a la patología de manera muy violenta, sobre todo cuando no hay lugar para pensar y hablar las emociones que suscita y los puede poner entonces en una posición terapéutica que puede ser peligrosa para la relación;
- La palabra “autista” deja de lado al ser humano volviéndolo una acumulación de síntomas;
- Disminuye considerablemente la posibilidad de un futuro personal encerrando el niño en la “anormalidad”;
- No permite soluciones terapéuticas más livianas (recuérdense que hablo de los más pequeños) para tomar el tiempo de observar cómo puede evolucionar con un programa adaptado.

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada