Busca:   en:
Inicio > Revista

Nutricion y Conducta. (Parte II)

Los personas en general con estas susceptibilidades se pueden ver afectados conductualmente con ansiedad, hiperactividad, mal humor, déficit de atención, depresión y muchas otras conductas mas.

Cuando el gluten o la caseína no pueden ser degradadas de manera natural a la forma de aminoácido, se quedan en la forma intermedia denominada péptido. Este péptido del gluten se denomina Gliadorfina y el de la caseína Caseomorfina. La composición química de ambas sustancias es muy similar a la de la morfina, por ello la denominación. Estas sustancias morfinoides estimulan los receptores opioides del cerebro humano. El principal problema derivado de estas sustancias es que afectan de manera alarmante el dialogo permanente que mantiene el cerebro entre sus diversas neuronas. Para hacer circular la información cerebral entre ellas, las neuronas envían mensajeros bioquímicos denominados neurotransmisores
 
PETIDOS OPIOIDES
 
En 1973 se descubrió que la morfina así como la heroína calzaban muy bien con algunos receptores cerebrales y pronto se concluyo que, si existen sustancias exógenas que los activen, también deberían de existir sustancias endógenas que los estimulen de la misma manera. Las investigaciones de este principio concluyeron cuando se descubrió la sustancia, pequeñas proteínas denominadas  péptidos opioides los cuales son poli péptidos pertenecientes al grupo de los compuestos neuropéptidos. Al igual que otros agentes afines, éstos presentan propiedades neuromoduladoras, es decir regulan o afectan el trabajo de las neuronas. El término péptido opioide se utiliza, para referirse a dos agentes químicos en particular: la endorfina y la encefalina.
 
Las endorfinas actúan principalmente como analgésicos endógenos, que actúan inhibiendo la transmisión del dolor entre otras cualidades moduladoras. La encefalina, otro compuesto similar que el organismo produce para reducir el dolor. Esta sustancia tiene la capacidad de deprimir las neuronas de todo el sistema nervioso central, bloqueando las señales electrofisiologías del dolor.
 
Cuando los receptores opioides del cerebro son estimulados inundan primero la columna vertebral que lleva al cerebro todas las sensaciones experimentadas por el cuerpo correspondientes al dolor, luego el tronco cerebral que controla los automatismos vitales como la respiración, frecuencia cardiaca y finalmente en el área límbica donde se regulan sensaciones como el miedo y la ansiedad además de la recompensa del organismo. Los péptidos opioides que son segregados de manera natural son mucho mas limitados en su efecto que cuando son introducidos de otra manera al organismo como en la forma de caseomorfina y gliadorfina proveniente de los lacteos y cereales.
 
Los personas en general con estas susceptibilidades se pueden ver afectados conductualmente con ansiedad, hiperactividad, mal humor, déficit de atención, depresión y muchas otras conductas mas.  Se sabe bien  que estas susceptibilidades nutricionales que afectan la conducta podrían estar acompañadas de otras ambientales. La reconocida Dra. Doris Rapp, profesora Clínica de Pediatría de la Universidad Estatal de New York manifiesta en su libro, El niño insoportable, que los cambios en la conducta o personalidad más frecuentes en niños afectados son los siguientes:
 
Exceso de actividad, alboroto, necedades, irritabilidad, agresividad, vulgaridad, depresión u hostilidad, cansancio, se duermen después de comer, bostezos continuos, no pueden sentarse quietos, concentrarse o pensar. Se distraen con facilidad, muy impulsivos.

 

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada