Busca:   en:
Inicio > Revista

La muda de voz en la adolescencia. (Parte IX)

En algunos adolescentes existen signos o señales de alerta que habría que hacer detección y orientarlos al servicio de otorrinolaringología y su equipo de profesionales logopedas, con la finalidad de ayudarles a cuidar la voz en el amplio sentido de la palabra.

En algunos adolescentes existen signos o señales de alerta que habría que hacer detección y orientarlos al servicio de otorrinolaringología y su equipo de profesionales logopedas, con la finalidad de ayudarles a cuidar la voz en el amplio sentido de la palabra.
 
 
La herramienta descontrolada
 
Los adolescentes cuando se refieren a su voz, sienten la sensación de descontrol, de anarquía vocal. La voz de los muchachos, se quiebra, ya que no está acostumbrada al tamaño de la laringe. Es muy probable que estos cambios, le hagan sentir incomodo, inseguro, aislado. Es un cambio temporal, ya que progresivamente se va acercando a la voz más acorde, más grave. El ritmo de cada persona es diferente, dado que algunas voces comienzan a cambiar antes y otras más tarde.
 
Se debe acompañar en esta etapa con un programa de educación de la voz, para desarrollar determinados mecanismos, con la finalidad de aprovechar al máximo la energía vocal y poder dominarla.
 
 
Principales elementos para tener presente en el aprendizaje de la técnica vocal:
 
ü Aprender una respiración costo-diafragmática-abdominal
ü Apoyo de la voz en el diafragma.
ü Dosificar el aire.
ü Emisión de voz, sin bloqueos sonoros.
ü Desarrollo del esquema corporal.
ü Conocer el esquema corporal vocal, la agilidad de los órganos fonoarticulatorios.
ü Proyectar el sonido.
 
 
Medidas para la higiene vocal.
 

La higiene y cuidado vocal conforman un conjunto de procedimientos, destinados al autocuidado de la voz, para evitar la irritación y desgaste de las cuerdas vocales. Para ello, debemos enseñar al adolescente a priorizar el sistema y la eficiencia de la coordinación fono-respiratoria. Algunas acciones se consideran muy sencillas para poner en marcha, pero lo más importante, es que requieren una continuidad, una constancia, para que estas medidas, tengan una eficacia y las mismas no queden perdidas en un mar de fondo.     

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2021 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada