Busca:   en:
Inicio > Revista

Los niveles cognitivos de Claudia Allen (ParteV) Nivel 6 acciones planificadas

La reflexión sobre una serie de posibles acciones planificadas genera un propósito en este nivel. El propósito puede ser un plan original, una reconsideración del plan original, o una creación totalmente nueva. La experiencia se piensa como una forma de razonamiento deductivo.

Jorge Valverdi | 15/08/2015

Nivel 6  acciones planificadas 

Activo
Atención 


En este nivel las señales sensoriales que captan la atención son señales simbólicas, estas toman muchas formas, incluyendo la instrucción verbal, la instrucción por escrito, las imágenes visuales, diagramas y dibujos. Las imágenes visuales parecen corresponder naturalmente a las acciones motoras voluntarias, en el esfuerzo para imaginar lo que las acciones de cada uno de los efectos tienden a ser. Las imágenes son luego traducidas en palabras o diagramas, o ambos, siendo necesarios para dar cuenta de los elementos impalpables de los objetos, la gravedad, la evaporación, la absorción, el calor, espacio de tiempo, velocidad, y lo tridimensional. Los ejemplos más específicos incluyen anticipar la velocidad de una máquina, juntar objetos en tres dimensiones, utilizando los sistemas de clasificación de palabras para cosas tales como los tipos de esmaltes (lo brillante en comparación con lo opaco) y la anticipación de la intoxicación por plomo de los esmaltes cerámicos. Las señales simbólicas se utilizan para diseñar un curso de acción antes de realizar la acción.

 
Fig. 17. Nivel 6. 

Acciones planificadas.
Tomarse una pausa para pensar. La realización de una almohada puede incluir una serie de decisiones simbólicas: la cantidad de tiempo requerido para completar el proyecto, el rango probable de contracción de la tela, desteñido de la misma, la combinación de las telas con  otros colores y con los otros muebles.

Un modo de acción previamente diseñado permite sostener la atención, por lo que es necesario que se pueda diseñar con anticipación aquellos intentos que puedan minimizar los errores, sino que debe producirse además señales simbólicas que serán utilizadas para resolver el problema. Las señales de uso simbólico suelen ir acompañadas de una pausa en el rendimiento motor y el movimiento de las pupilas de los ojos (Fig. 17.). El movimiento de los ojos refleja la actividad mental y puede ser diferenciada cuando se observa una mirada en blanco, lo que indica una falta de actividad mental simbólica.

Acciones motoras 

Las acciones espontáneas son precedidas por una pausa para pensar o para hacer preguntas. La persona puede solicitar información sobre los posibles errores que no han ocurrido. Las acciones espontáneas son autónomas en donde la nueva información necesaria para realizar una nueva acción motora se puede obtener de un libro o un diagrama. La supervisión, en forma de necesidad de mostrarle cómo hacer una tarea, no es necesaria. La demostración puede ocurrir en conjunto con otras formas simbólicas de instrucción, y las instrucciones verbales se pueden seguir sin una demostración.

 
 


Fig. 18. Nivel 6. 

Revisión de las muestras disponibles. La expresión individual y la creatividad están relacionadas con las características del paciente, a diferencia de las muestras y elementos sugeridas por el terapeuta.
 

Las acciones espontáneas observadas en este nivel tienen un carácter individual. Los pensamientos independientes y los intereses para orientar estas acciones, y las señales proporcionadas por los objetos materiales no son un factor determinante de la conducta (Fig. 18). Los guías originales para la ejecución de las tareas pueden ser planificadas y pueden ser acompañadas por una cuestión acerca de si los elementos necesarios están disponibles o no.

Conocimiento consciente 

La reflexión sobre una serie de posibles acciones planificadas genera un propósito en este nivel. El propósito puede ser un plan original, una reconsideración del plan original, o una creación totalmente nueva. La experiencia se piensa como una forma de razonamiento deductivo.
Las señales simbólicas obligan a las personas a ir de lo general a lo específico. Un modo de acción específico se selecciona de una base de datos generalizada. La experiencia permite pensar en cual es el mejor camino a seguir.
 
 

Fig. 19. Nivel 6.

Planificación del futuro. La regla para imprevistos observada en la imagen, representa la necesidad de obtener cambio en dinero o monedas para poder utilizar el sistema de transporte público.
Una persona que no tiene la cantidad exacta de dinero para el boleto o ticket no puede viajar en autobús o metro.
 

El proceso esta encubierto por ensayo y error en lo relacionado con la resolución de problemas. La comprensión de las relaciones de causa-efecto se basa en supuestos relativos a las señales sensoriales y las acciones motoras y, las suposiciones que son premisas establecidas en los símbolos.

La persona puede considerar varias premisas, junto con sus consecuencias previamente deducidas, por lo que el modo de acción que se ha seleccionado, se cree que tiene las mejores consecuencias. Las acciones motoras son totalmente auto-reguladas dado que la persona puede pensar antes de actuar. El pensamiento contiene las normas de prevención de numerosas conductas que se aplican a un plan más específico (Fig. 19.). El plan original puede ser rediseñado o modificado como otras normas de prevención puesto de manifiesto (Fig. 20.). El proceso se caracteriza por una reflexión flexible acerca de la calidad del desempeño.

 
 
Fig.20. Nivel 6. 

 

Salida de la ruta habitual. La gente en este nivel si son capaces de cambiar de plan cuando sea necesario, porque pueden predecir o proyectar a futuro una actividad, pudiendo discernir sus efectos y consecuencias, como errores y  aciertos.

También puede hacer analogías en relación a hechos pasados y analizar las posibles consecuencias de una mala acción.
 
Los símbolos se utilizan para que una persona se proyecte en el pasado y en el futuro. En tanto la capacidad de atención depende de factores ajenos a la tarea inmediata tales como la duración de la hospitalización, las horas de visita, o los cumpleaños. La cantidad de tiempo que la persona se compromete para llevar a cabo una tarea se decide en el contexto de sus otras prioridades que eventualmente tenga o las haya programado. Los eventos del pasado y el futuro se consideran y se utilizan para orientar las prioridades de la persona donde el juicio debe ser claro.

Discapacidad 

En teoría, este Nivel fue diseñado para describir la ausencia de la discapacidad. La investigación empírica de una población sin discapacidad  indica que esto no siempre es cierto. Este nivel se asocia con un fondo de alto nivel educativo y ocupacional, mientras que el nivel 5 se asocia con un fondo de menor nivel educativo y ocupacional. Esta distinción es importante cuando hay cierta expectativa acerca del tratamiento, porque hay que decidir si se espera que el paciente vuelva a funcionar en el nivel 5 o 6. La decisión se basa en la historia educativa y ocupacional de los individuos.

En este nivel la atención se dirige a anticipar los errores y la planificación de los modos de acción para evitar errores. La capacidad de atención se define por los deseos de los individuos y las prioridades. Las acciones espontáneas se planifican de manera autónoma, y las direcciones no necesitan ser demostradas. La capacidad de razonamiento deductivo puede confirmar o refutar la validez de un curso de acción y la ayuda en lo que refiere a la selección de un curso alternativo de acción. La resolución de problemas encubierto de ensayo-error se aplica a un propósito reflexivo. Esta descripción no puede ser completa, debido a que se han observado algunos atributos de una discapacidad en personas que son evaluados en el nivel 6. Su problema puede estar relacionado con las habilidades de clasificación.

 
Conclusiones 

Esta de mas decir que los niveles cognitivos de Claudia Allen son unos de los descubrimientos mas notorios en  el ámbito de terapia ocupacional, sin duda ha abierto un amplio espectro acerca de cómo hacer valoraciones con esta teoría.

Los terapeutas deberían tener mas información acerca de su uso e interpretar como la persona funciona en cada nivel, si tenemos en cuenta que estos niveles están organizados en un sistema de procesamiento de la información, cuyo ingreso tiene que ver con la apertura del foco de atención que presente al momento de brindar las directivas, debido a que esta es la puerta de entrada para lograr un buen desempeño.

La información que ingrese dependerá además del ambiente en el cual se este trabajando con el paciente, dado que las señales sensoriales que este debe recibir deben llegar o ser transmitidas lo mas clara posible.
    
Es por eso que se debe trabajar con el paciente ordenadamente para poder obtener buenos resultados, si no se consigue emitir la información necesaria no se podrá lograr una acción motora acorde al nivel deseado o esperable.

Como en otras publicaciones, recomiendo que se incluyan como posibilidades otras evaluaciones para contrastar con las de esta teoría, debido a que de este modo se le da un marco de fiabilidad y seguridad para continuar con las estrategias trazadas oportunamente.

Aliento a los terapeutas a involucrarse más con esta teoría, para poder lograr un mejor intercambio de experiencia remitiendo toda la información que crean que es indispensable que se conozca, es por ello que invito para que conozcan las paginas Web de Claudia Allen.   

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2022 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada