Busca:   en:
Inicio > Revista

El uso de la telepráctica en la terapia de lenguaje y el aprendizaje (Parte I)

Alrededor del mundo han comenzado a desarrollar y ofrecer  talleres, webinars y cursos sobre cuál es la metodología más adecuada para brindar prestar servicios a distancias, en este caso de terapia de la comunicación humana, los temas que se tocan incluyen uso de dispositivos, plataformas, estrategias, conexión a internet, adaptación de materiales, en fin, abarcan un amplio abanico de posibilidades. En este artículo se abordará la Telepráctica de forma general.

Los tiempos actuales exigen de los profesionales de la salud adaptaciones sobre la prestación de los servicios que ofrecen de manera presencial, esta exigencia no es exclusiva del área de la comunicación humana, sino de la mayoría de los campos del saber humano. Hoy el mundo enfrenta una emergencia sanitaria que los obliga a utilizar recursos tecnológicos que ya estaban al alcance, pero que no todos los terapeutas conocen o manejan. También existe un número de profesionales de la comunicación humana (fonoaudiología, comunicación humana, speech-language pathologist)  que continúan laborando dentro de los centros o instituciones de salud, esto debito a las condiciones específicas de los pacientes que son atendidos. 

 

El sector educativo enfrenta una suspensión de clases presenciales en todos niveles, contextualizando la situación de México, a partir de finales del mes de Marzo se suspendieron actividades, se implementó una estrategia educativa que busca continuar con las actividades escolares en casa a través recursos digitales, plataformas, programas de tv y radio, entre otros. La implementación de G-SUITE for Education es uno de los recursos más utilizados para dar seguimiento a los niños con necesidades de comunicación, lenguaje y habla, ya que cuenta con diferentes aplicaciones que se adaptan a brindar el servicio en línea, pero que es necesario conocerlas y  manejarlas (Gallardo, 2020).

 

Alrededor del mundo han comenzado a desarrollar y ofrecer  talleres, webinars y cursos sobre cuál es la metodología más adecuada para brindar prestar servicios a distancias, en este caso de terapia de la comunicación humana, los temas que se tocan incluyen uso de dispositivos, plataformas, estrategias, conexión a internet, adaptación de materiales, en fin, abarcan un amplio abanico de posibilidades. En este artículo se abordará la Telepráctica de forma general.

 

Concepto

De acuerdo a la Asociación Americana del Lenguaje, Habla y Audición (ASHA, por sus siglas en inglés) la  Telepráctica es la aplicación de la tecnología de telecomunicaciones para la prestación de servicios profesionales de patología del habla y audiología a distancia al vincular al terapeuta con el cliente o al terapeuta para la evaluación, intervención y / o consulta" (2020). 

Otros términos que pueden ser encontrados en la literatura son Telemedicina, Telesalud, Teleterapia o  Terapia en línea. La ASHA  determinó el uso de Telepráctica como el que mejor se ajustaba a la prestación de servicios por parte del terapeuta de lenguaje. También menciona que Telepráctica se engloba dentro de otro término más genérico conocido como Telerehabilitación (2020).

 

Historia

Hablar de cuando empezó todo puede remontarse hasta las formas primitivas de comunicación con sonidos o señales a distancia para auxiliar en alguna tarea o ante el peligro, para efectos prácticos iniciaremos con la revisión a principios del siglo 20, donde el teléfono fue el primer medio utilizados por los médicos, esta fue una de las primeras tecnologías, para mediados de ese siglo, la televisión blanco y negro fue utilizada como un medio masivo, esto añadió a la Telepráctica el componente visual, siendo un hospital de salud mental el primero en utilizar un circuito cerrado de televisión con propósitos del cuidado de la salud de sus pacientes (Houston, Fleming, Brown, Weinberg y Nafe, 2014). 

 

A inicios de los años 90,  con la expansión del internet, creció el interés de los gobiernos para incrementar recursos en el estudio de la telemedicina, hacia el año 2000 y hasta la actualidad se ha implementado considerablemente el uso de los recursos tecnológicos en el campo de la salud. Gracias al avance de la tecnología se cuentan hoy con gran cantidad de recursos, dispuestos de manera gratuita al alcance de cualquier individuo que así lo decida, siempre y cuando aprenda a utilizarlo.  En cuanto a la evidencia científica de su uso y efectividad también existen investigaciones al respecto,  con objetivos que buscan saber el estado actual del conocimiento de Telepráctica por parte de los especialistas de la salud (Díaz, 2014; Orehovački,  Plantak & Novosel-Herceg, 2016), hasta qué poblaciones de pacientes con necesidades de comunicación, lenguaje y habla, se ven beneficiados con esta (Landinguin, 2020; Hospital Infantil de las Californias, 2019).

 

Prerrequisitos

Antes de iniciar el servicio de Telepráctica se deberá reflexionar sobre algunos puntos importantes, en la redes sociales circulan gran cantidad de videos, en ellos se puede observar que muchos especialistas de la salud no están cumpliendo con los requisitos mínimos que exige esta práctica. A continuación  dejamos aquellas recomendaciones que los expertos en el  tema resaltan con mayor frecuencia:

 

  • Una recomendación esencial es que la Telepráctica debe ser equivalente a la calidad de los servicios prestados en persona.
  • Considerar si es idóneo para su paciente, no todos son candidatos y el grado de avance dependerá de cada caso particular (consulte investigaciones al respecto).
  • Verificar que se estén cumpliendo el código de ética, los lineamientos estatales y federales de su país, p. ej., Código de ética de la ASHA (2016) que establece los lineamientos para el ejercicio de la profesión en Estado Unidos y que además ha servido de base para la elaboración de los códigos de ética de otros países. Con relación a la normatividad, cada nación cuenta con sus propias leyes que regulan el ejercicio de las profesiones, aseguré que usted no estará infringiendo alguna de ellas.
  • Identificar las habilidades de los padres en el uso de algún medio tecnológico a través del cual se puedan desarrollar las terapias.
  • Verificar que tanto usted como su paciente (o padres) tengan los recursos tecnológicos adecuados.
  • Asegurar que un facilitador estará físicamente presente con el paciente para ayudarle.
  • Enfatizar con los padres que el trabajo en conjunto con las familias aumenta el progreso de la intervención en los pacientes (particularmente los menores).
  • Resaltar ante los padres la importancia de la intervención en ambientes naturalistas (como la casa, el patio, las rutinas familiares, etc.)
  • Establecer los lineamientos básicos sobre el servicio (costos, horarios, metodología, materiales, etc.), recuerde que esta modalidad debe ofrecer la misma calidad que una sesión presencial.
  • Es recomendable utilizar un esquema de trabajo, con las actividades y su tiempo de duración, como se hace en terapia presencial (con mayor razón, si no está muy familiarizado con esta modalidad).
  • La mejor práctica es usar plataformas de videoconferencia que estén encriptadas, es decir que toda información que se comparta dentro de ella esté segura, que ninguna persona externa al caso pueda entrar a tu sesión o escuchar lo que dicen.
Siguiente disponible próximamente
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada