Busca:   en:
Inicio > Revista

"La comunicación, hoy" (Parte II)

La comunicación humana tiene dos facetas principales de acción: hablar y escuchar. Hablamos para ser escuchados. El escuchar valida el hablar. Es el escuchar y no el hablar lo que confiere sentido a lo que decimos.

Las personas interpretamos a partir de creencias, valores, actitudes y percepciones. Para asegurarnos de que la otra persona comprende, tenemos una herramienta muy simple, aunque poco usada: la PREGUNTA. La pregunta pone en relieve nuestros propios prejuicios. Se debe preguntar para que el otro revele sus inquietudes, dé a conocer su forma de interpretar la situación, …la pregunta interesante ayuda implícitamente al que emite a presentar sus ideas claramente.
 
La comunicación humana tiene dos facetas principales de acción: hablar y escuchar. Hablamos para ser escuchados. El escuchar valida el hablar. Es el escuchar y no el hablar lo que confiere sentido a lo que decimos. Pero “escuchar” no es “oír”. Oír  es un fenómeno biológico, es la capacidad para distinguir sonidos. Escuchar pertenece al dominio del lenguaje, y se constituye en nuestras interacciones sociales con los otros. Así, cuando ESCUCHAMOS, interpretamos…Se escuchan sonidos, silencios, gestos, movimientos, posturas, en la medida en que seamos capaces de atribuirles un sentido.
 
Permanentemente estamos transmitiendo, emitiendo y recibiendo mensajes con el objetivo de generar acciones y conductas en los otros. Un elemento para que ello ocurra es la CONVERSACIÓN. Hay cuatro tipos de conversaciones:
 
C. de diagnóstico: para entender y explicar un problema, no para resolverlo
C. para explorar posibilidades: para alterar el estado actual de las cosas. “inventar” alternativas de resolución.
C. para coordinar acciones: para “traducir” ideas en cursos de acción que se puedan cumplir y monitorear. Ayuda a definir acciones y determinar quién hace qué.
C. para posibilitar conversaciones: para “destrabar” dificultades para dialogar.
 
 
“La Comunicación dentro de un equipo produce sinergias, crecimiento, rendimiento. Por eso la información que manejamos cada uno, en la medida en que pueda ser de utilidad a otras personas del equipo, deben ser compartidas con el resto. Entonces entender el trabajo como una red de conversaciones no sólo dada por las palabras sino por las emociones que aparecen en ellas, implica una manera diferente de entender las relaciones entre los individuos en el interior y el exterior del ámbito de trabajo.
 

 

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada