Busca:   en:
Inicio > Revista

La prematurez y el bajo peso al nacer en relación a las dificultades neuropsicológicas en los aprendizaje (parte IV)

 El segundo pico de crecimiento mencionado por Jaime Tallis incluye procesos que, conjuntamente, actúan sobre el Sistema Nervioso.

 Desarrollo cerebral a partir del nacimiento:

 
El segundo pico de crecimiento mencionado por Jaime Tallis incluye procesos que, conjuntamente, actúan sobre el Sistema Nervioso. Tales procesos, que a continuación se detallarán, pueden modificarse por la acción del ambiente en forma positiva o negativa. Aquí, es relevante la importancia de los factores epigenéticos que pueden intervenir en la maduración cerebral, entendiendo a éstos como “ la capacidad del medio ambiente para provocar expresiones génicas que de otro modo no se producirían”  
 
Portellano enuncia seis procesos, a saber:
 
* Proceso de mielinización: este proceso se inicia a partir de las 14 semanas de gestación y sigue hasta después del nacimiento, extendiéndose durante todo el ciclo vital. En este proceso, los axones  son envueltos con múltiples capas de membranas de células gliales que aíslan electrónicamente al axón , acelerando así los potenciales de acción. ( información que se transmite de una célula a otra). Por tanto, su función básica es de tipo aislante , optimizando la transmisión de estímulos dentro del Sistema Nervioso. El aumento de mielina es proporcional al grado de estimulación ambiental que recibe el niño.
 
Determinadas noxas producidas en la gestación o durante el período perinatal pueden ocasionar  que no se desarrolle la mielina que protege a los axones, ocasionando el debilitamiento de las conexiones nerviosas. La mielinización es un factor que interviene fuertemente en el desarrollo cognitivo del niño, ya que afecta a la velocidad con la que se transmiten los impulsos nerviosos.
 
* Crecimiento dendrítico: se da en paralelo al desarrollo de los axones. Este crecimiento axo- dendrítico es imprescindible para el normal neurodesarrollo.
 
* Crecimiento axonal: se inicia en la fase intrauterina y continúa a partir del nacimiento.
 
* Incremento del número de sinapsis: la mayor cantidad de sinapsis, entendida como la unión entre neuronas a partir de la cual se transmite el impulso nervioso, se forman a partir del nacimiento. Una adecuada estimulación del Sistema Nervioso favorece la plasticidad cerebral, aumentando el número de conexiones sinápticas.
 
Si bien el proceso de sinaptogénesis, entendido como el proceso a partir del cual se forman sinapsis, depende del programa genético que proporcionaría un cuadro general, el desarrollo epigenético se da por fuera de mencionado programa, inducido por estímulos ambientales. Cabe aclarar que la sinaptogénesis tiene lugar en el cerebro de modo exuberante en los primeros años de vida, seguido por una fase de estabilización, luego de la cual hay un período de poda ( prunning) que tiene lugar principalmente en la adolescencia, en el cual el número de sinapsis se reduce drásticamente. Esta poda no es al azar, sino que está directamente relacionada con la experiencia del sujeto.
 
* Aumento del volumen del citoplasma neuronal: mencionado aumento se produce especialmente durante los primeros años de vida, con el fin de cubrir las necesidades metabólicas del árbol dendrítico y aportar, así, nutrientes a las nuevas sinapsis.
 
* Incremento del número de glías: este incremento explica el aumento del peso del cerebro a partir del nacimiento. Cabe recordar que las células gliales son fundamentales en el desarrollo de las redes neuronales desde la fase embrionaria, ya que desempeñan el rol de guía y control de las migraciones neuronales en las primeras etapas de desarrollo . Además, entre otras funciones, establecen la regulación bioquímica del crecimiento y desarrollo de los axones y dendritas. Asimismo, son las encargadas de servir de aislante en los tejidos nerviosos, al conformar las vainas de mielina que protegen y aíslan los axones de las neuronas.
 
Los trastornos en el proceso de glicogénesis pueden provocar alteraciones perceptivo-motoras y cognitivas. La proliferación indebida y excesiva de las glías es la responsable de la formación de tumores en el Sistema Nervioso. Por el contrario, un número reducido de glías actúa desfavorablemente para el crecimiento y la reparación de mencionado sistema.
 
En relación a los procesos anteriormente descriptos, el Dr. Julio Castaño en el artículo “ El sorprendente cerebro del bebé” establece que el recién nacido a término ha completado los procesos de proliferación, la mayor parte de la migración neuronal y gran parte de las conexiones dendríticas. No obstante, la mielinización aún está incompleta aunque esto no impide la transmisión axonal.
 
Sin embargo, con la llegada de un bebé prematuro o de bajo peso, puede verse afectado el funcionamiento del Sistema Nervioso, ya que un nacimiento con estas características  incide sobre los procesos que dan lugar a la formación de la corteza cerebral: proliferación celular en la matriz germinal periventricular, migraciones de neuronas y glías a posiciones adecuadas, formación de conexiones sinápticas con otras regiones corticales y subcorticales y mielinización axonal. Es oportuno recordar aquí que recién entre las 32 y 34 semanas de gestación las conexiones sinápticas aumentan en forma importante y los tejidos de la matriz germinal van involucionando. 
 

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2022 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada