Busca:   en:
Inicio > Revista

Inventario de las tareas rutinarias (ampliado) - Routine Task Inventory – Expanded (RTI-E)

 El inventario de las tareas de rutina se puede pensar como un análisis de la actividad y un instrumento de evaluación funcional. La versión de RTI-E ha sido utilizado en Israel como el inventario de las rutinas diarias estándar desde 1989, la que fue preparada por Claudia K. Allen como versión ampliada del RTI original (Allen, 1985). 

Jorge Valverdi | 15/06/2014

 Manual preparado por Noomi Katz

Traducido y adaptado por Jorge Valverdi
 
 
Nota. Se entiende que este instrumento no debe ser cambiado, modificado o traducido sin el permiso del autor original Claudia Allen y el autor del actual manual. 
Cuando se hace referencia debe ser el siguiente: Katz, N. (2006). Routine Task Inventory – RTI-E manual, prepared and elaborated on the basis of Allen, C.K. (1989 unpublished).
 
Agradecimientos: Gracias a Sarah Austin, Profesor Asistente de Terapia Ocupacional en la Universidad del estado de Chicago quién editó y asistió en la preparación de este manual, asegurándose de que sea claro y de uso sencillo.
 
Noomi Katz, PhD, OTR
Profesor
Escuela de terapia Ocupacional 
Universidad Hebrea  de Jerusalem y Hadassah
Mount Scopus, P.O. Box 24026
Jerusalem 91240, Israel
 
 
La versión de RTI-E ha sido utilizado en Israel como el inventario de las rutinas diarias estándar desde 1989, la que fue preparada por Claudia K. Allen como versión ampliada del RTI original (Allen, 1985). El RTI-2 (Allen, Earhart y Blue, 1992), fue publicada más adelante donde parecía ser confuso y demasiado complicado para la mayoría de los médicos y por lo tanto quizá no fue muy utilizado.
 
 
Extractos inéditos del RTI-E de Claudia K.Allen (1989):
 
El inventario de las tareas de rutina se puede pensar como un análisis de la actividad y un instrumento de evaluación funcional. Como un análisis de la actividad ya que su utilidad clínica es limitado por el conocimiento de los terapeutas, sobre la teoría de la discapacidad cognitiva (Allen, 1985). Mientras que una evaluación funcional puede tener sentido para lo cuidadores, y en como la experiencia en el vivir y trabajar con una discapacidad cognitiva pueden ser un prerrequisito, previo para su uso confiable.
 
El inventario de la tareas de rutina (RTI publicado por Allen, 1985) se ha ampliado para ser incluido con el equipo adaptado (en la escala física), en el cuidado del niño (en la escala de la comunidad), en la escala de la comunicación y en la escala del trabajo con una consistencia interna establecida por Heimann, Allen y Yerxa (1989) para el RTI original, y conducir a la necesidad de confianza para ampliar el análisis de tarea a otras actividades.
 
Tres fuentes de información se pueden utilizar para completar una valoración funcional:
 
El auto informe del paciente, un informe del miembro de la familia o de otro cuidador, y observaciones del desempeño. El autoinforme del paciente con discapacidad cognitiva a veces no es confiable y tiene tendencia a la subestimación del grado de dificultad. Los procesos legales incluyen a veces un autoinforme del paciente y las discrepancias entre el autoinforme y las observaciones pueden ser de utilidad, para dar razón a varios miembros de la familia y otros cuidadores que puede desestimar o sobreestimar la calidad del desempeño. No obstante la mayoría de las personas pone más credibilidad en las observaciones del desempeño. Los Terapeutas realizan numerosas observaciones del desempeño, generalmente pueden ser comunicadas por notas en forma razonable de los progresos en una reunión de equipo. Preparando un informe comprensivo, justo, y objetivo de la capacidad de una persona con discapacidad para funcionar con una directiva compleja y desperdiciadora de tiempo. El formato presentado al principio de la hoja es una ventaja para aquellas personas que deben anotar, porque ayuda a conseguir una descripción de la información disponible para nosotros.
 
Allen comprende a la discapacidad cognitiva como: “La restricción en las acciones sensoriomotoras que se originan en las estructuras físicas o químicas del cerebro y que producen limitaciones observables y valorables en el comportamiento de tareas rutinarias” (Allen, 1985, p.31). Como otras valoraciones asociadas al Modelo de la Discapacidad Cognitiva, el RTI intenta determinar el grado por el cual esta restricción interfiere en el desempeño de las tareas diarias a través de la observación del comportamiento en las tareas.
 
El comportamiento rutinario de las tareas es entendido como el funcionamiento ocupacional en áreas del autocuidado, las actividades instrumentales en el hogar y en la comunidad, en la comunicación social como la comprensión y la expresión verbal y escrita, en la preparación para las relaciones y el funcionamiento en el trabajo. El objetivo de la valoración del comportamiento de las tareas rutinarias es promover el funcionamiento seguro, y rutinario de las ocupaciones valoradas de un individuo, para maximizar la participación en situaciones de la vida.
 
 
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada