Busca:   en:
Inicio > Revista

Utilización del Inventario de las Tareas Rutinarias

La autora del modelo de la discapacidad cognitiva Claudia Allen, ha realizado constantes investigaciones acerca de lo que comprende una restricción en el procesamiento de la información en personas con patologías cerebrales. Desde sus inicios y hasta la actualidad, junto con sus colaboradores pretenden darle un sentido a la teoría formulada, brindando información permanente sobre temas relacionados con la restricción cognitiva y sus avances científicos. En este sentido tanto el ACL como el RTI son piezas fundamentales para la evaluación de este tipo de pacientes.

Jorge Valverdi | 15/10/2014
Breve historia del modelo de la discapacidad cognitiva y sus evaluaciones 
 
El modelo de la discapacidad cognitiva se inicio en el este de Pensilvania, precisamente en el  instituto psiquiátrico de la misma ciudad a finales de 1960, en este sentido, Claudia Allen y sus colegas observaron por primera vez ciertos patrones de dificultad en el rendimiento de las actividades que desarrollaban los pacientes adultos con trastornos mentales, cuestión que les llamo la atención.
 
Al tratar de comprender mejor estas dificultades y por lo tanto responder a las necesidades de estas personas, Allen y otros terapeutas comenzaron a recoger observaciones de manera cuidadosa y sistemática. El eje de la investigación se centró en ese momento en como las "acciones sensoriomotoras originadas de las estructuras bioquímicas del cerebro producen limitaciones observables y medibles en el comportamiento de la tareas de rutina" (Allen, 1985 p.31) . 
 
Aun en la actualidad el centro de la preocupación de este modelo, es el concepto de "conocimiento funcional" el que se ha convertido en un término de utilidad para describir la discapacidad cognitiva. El conocimiento funcional comprende las interacciones complejas y dinámicas entre las capacidades cognitivas que presenta un individuo y el contexto en el cual la actividad produce resultados observables. 
 
El Marco de referencia de la discapacidad cognitiva (M.R.D.C.) promovido por Claudia Allen, desde su inicio ha sido utilizado en gran parte de los Estados Unidos de América, y se fue extendiendo por todos los países de habla inglesa, tales como Inglaterra y Australia. Los niveles cognitivos que esta autora desarrolló, se originan de la psicología del desarrollo; precisamente se basó en el estadio sensorio motor de Jean Piaget, debido a que los pacientes con trastornos mentales y las etapas que este autor menciona presentan semejanzas. 
 
Esta autora, para poder evaluar a los pacientes y continuar de este modo con sus investigaciones, inicialmente diseñó algunos elementos de prueba, entre estos se destacaron los mosaicos o azulejos que los pacientes pegaban en bases de madera, estos no eran demasiado prácticos, no podían ser reutilizados y eran poco portátiles, e impedían además detectar en que nivel cognitivo funcionaban estos pacientes. Posteriormente a estos diferentes tipos de elementos, surge el actual  Allen Cognitive Level Test  (A.C.L.).  
 
El A.C.L. consta de una pieza de cuero perforada en todo su contorno cuyas medidas son: 3-3/4 "x 4-3/4", permite evaluar al paciente en la realización de tres tipos de puntadas y se realiza utilizando tientos o cordones de cuero y una aguja o en su defecto un cordón de zapatos. Esta evaluación, para poder obtener una estandarización, ha sido sometida a distintos estudios de fiabilidad y validez, entre estos estudios se destacan la comparación del uso del Allen Cognitive Level Test, en pacientes con discapacidad y pacientes sin discapacidad alguna. No obstante estos estudios, algunos terapeutas observaron una cierta contraposición en el valor terapéutico que se le da a estos niveles, debido a que la capacidad limitada para funcionar de los pacientes con trastornos mentales persistía, se reconoció que verdaderamente era necesario establecer un modelo teórico, para mejorar el rendimiento de la actividad de las personas con trastornos mentales crónicos, severos y persistentes.
 
Posteriormente a este replanteamiento, surge el Inventario de las Tareas Rutinarias (RTI). Este inventario es una valoración complementaria del Allen Cognitive Level Test y su desarrollo está orientado al análisis de las actividades de la vida diaria; estos informes son realizados con tres formularios complementarios:
 
a) Informe de los cuidadores de los pacientes para valorar las actividades de la vida diaria, durante su ejecución.
b) Autoinforme del paciente (el cual en ciertas ocasiones es de muy poco valor).
c) Observaciones que el terapeuta ocupacional detecta en el desempeño de las actividades. 
 
Ante los distintos y numerosos informes que los terapeutas hacían en cuanto a la metodología, y el mal uso de los términos tales como bajo-bajo o alto-alto, debido a las  sub-divisiones en el desglose de los niveles, esta autora reconoció que era necesario desarrollar modos para cada uno de los niveles cognitivos, por lo que subdividió entonces cada nivel cognitivo en cinco modos de desempeño (ADM). 
 
Si bien este modelo es aplicable a personas con patologías cerebrales, entendiéndose a estas según Grieve , como “una restricción fisiológica o bioquímica en las capacidades de procesar información del cerebro”, a la fecha se ha podido encontrar escasa información de su aplicación a personas adultas mayores en instituciones de Latinoamérica; sin embargo algunos países que han hecho uso del ACL y del modelo de la discapacidad cognitiva son Colombia, Venezuela, como también Argentina y España, destacando que son países en los cuales esta teoría es dictada en casi todos sus programas educativos universitarios de Terapia Ocupacional.  
 
Según se entiende, este modelo no ha sido traducido en su totalidad, o en algunos casos solo ciertas particularidades que fueron publicadas en distintos libros en español, cuya finalidad fue dar a conocer algunas características o generalidades, pero estas no han profundizado demasiado como para que los terapeutas de habla hispana lo utilicen como instrumento de evaluación de modo confiable y seguro.

 

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 29,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada