Busca:   en:
Inicio > Revista

Infancias, aislamiento y el recurso de la literatura

La literatura es el arte de la palabra, por lo tanto, seguramente abrirá a los niños un mundo de posibilidades alrededor de ese concepto que le permitirá simbolizar. La literatura infantil, que será aquella pensada hasta alrededor de los 12 años, es la que estará más cargada de intención artística y de ficción. Son esas obras dedicadas al público infantil, que tienen como base la palabra, pero con una finalidad lúdica o artística que generan gran interés en el niño porque lo divierten y responden a sus intereses.

Erica Rumi | 1/07/2020

El aislamiento, la cuarentena; consecuencias de esta pandemia que nos toca atravesar, puso a los niños en situaciones inéditas y sacó a la luz miedos, algunos exacerbados y transmitidos por los adultos de su alrededor. Los niños, de repente, de un día al otro se encontraron:

* lejos de familiares - abuelos, primos, tíos…- y de amistades

* lejos de la escuela – en muchos países de América principalmente aún no se han retomado las clases presenciales - y sin saber cuándo podrán volver a ella. Recordemos que la escuela entre tantas otras cosas es un espacio de encuentro, socialización y de emancipación que tienen los niños de sus padres y madres.

* sin poder salir a caminar, jugar, a la plaza ni a lugares tan propios y necesarios para la destreza, descarga y movimiento en esta etapa.

Y como grandes maestros nos han enseñado que se puede hacer, han aceptado todo esto que les pedimos con más o menos preguntas, pero lo aceptaron.

 

Muchos niños y niñas han podido expresar sus sentires, emociones...enojo por todo lo que ahora no pueden hacer y antes sí, miedo porque les puede pasar algo a sus abuelos o seres más queridos, tristeza por estar lejos de quienes más quieren y también, por qué no, en algunos casos momentos de alegría por poder pasar más tiempo con sus padres.

También ellos se han encontrado capaces de aprender nuevas formas de vincularse, o de mantener vínculos, de seguir cerca de abuelos por ejemplo con videollamadas, mensajes…

Por otro lado, esto de estar más con papá o mamá en casa se contrapone con que estos adultos trabajan desde casa y tienen que repartir el tiempo...que papá o mamá estén en casa todo el día no significa que puedan jugar conmigo todo el día…

 

¿Qué decirle al niño cuando pregunta qué está pasando?

Siempre las explicaciones dependerán de las edades y de lo que el niño pregunte, nunca dar información de más, nunca más de lo que pregunta. Explicaciones cortas, claras y concretas, a veces incluso con ejemplos, comparaciones, o juegos si son muy pequeños.

No todos los niños tendrán la capacidad de expresar fácilmente con palabras lo que sienten, o tal vez no en el momento que lo están sintiendo.

 

¿De qué otras formas si no es con palabras puede expresar el niño su sentir?

Con cambios en estados de ánimo, cambios en los hábitos que tal vez había logrado, más fastidios, hipersensibilidad, menos tolerancia a la frustración…

 

¿Cómo ayudarlos a tramitar todos esos sentimientos?

La posibilidad de simbolizar siempre es el mejor recurso que tiene el niño para expresar lo que le está pasando y como lo está viviendo, entonces podemos recurrir a que dibujen, escriban si son más grandes, coloreen, construyan con materiales que haya en casa o con bloques, poner música y bailar o cantar. Todos estos recursos de simbolización serán muy apropiados para este momento.

 

¿La literatura puede colaborar en ese sentido?

La literatura es el arte de la palabra, por lo tanto, seguramente abrirá a los niños un mundo de posibilidades alrededor de ese concepto que le permitirá simbolizar. Los talleres literarios son un claro ejemplo de espacios que inician un viaje al mundo literario entorno a la palabra.

La literatura infantil, que será aquella pensada hasta alrededor de los 12 años, es la que estará más cargada de intención artística y de ficción. Son esas obras dedicadas al público infantil, que tienen como base la palabra, pero con una finalidad lúdica o artística que generan gran interés en el niño porque lo divierten y responden a sus intereses.

 

¿Cómo elegir un buen libro para un niño o niña?

Pensar en estas características que tiene la literatura infantil puede ayudarnos:

1. Los temas, con los cuales el niño debe estar íntimamente identificado.

- De 0 a 3 años:  casa, escuela y familia. o Libros para manipular, texturas, etc.

- De 3 a 6 años: Pequeñas anécdotas correspondientes a experiencias vividas. Protagonistas que sean animales o niños en quienes se puedan reconocer. Personajes y situaciones fantásticas: brujas, hadas y gigantes. Cuentos clásicos y populares. Textos pensados especialmente para la lectura y la escritura.

- De 6 a 8 años: Cuentos de fantasía e imaginación con unidad temática.

2. El lenguaje y el estilo: accesible, claro, con descripciones, imaginativo, personajes que hablen como en la realidad, mágico

3. La estructura: tiene que ser simple y lineal

4. Espacio: tiene que ser reconocible para el niño.

5. El tiempo: debe ser fijo, no con saltos en el tiempo para que no se pierda en el hilo de la historia.

6. Los personajes deben resultar familiares para el niño y sentirse identificado con el protagonista.

7. Formato y edición. Los libros deben ser resistentes y flexibles con imágenes y letras grandes y llamativas. Las páginas pueden tener troquelados, texturas, etc.

8. Valores: Se deben tratar conceptos universales y positivos como el autoconcepto.

 

¿Cuáles y cómo son los géneros de la Literatura Infantil?

Dramático: Teatro, títeres, marionetas, teatro de sombras.

Narrativo: Cuento popular tradicional, mitos, leyendas, cuentos literarios, novela.

Lírico: POESÍA: Rimas infantiles, trabalenguas, poemas.

            CANCIONES: Villancicos, rondas, coplas.

Didáctico: Adivinanzas, refranes...

Lo interesante de la narrativa infantil es todo aquello donde se cuenta la historia de un personaje real o imaginario y lo bueno es que el cuento es una relación breve y concentrada. Las narraciones y los narradores deben tener un carisma y una forma especial de contar las historias, los cuentos. Son personas que saben poner especial énfasis, para hacerlo más interesante; saben modular la voz, según el contenido, así como cambiar el timbre para los diversos personajes.

Si pensamos en los cuentos populares para niños, en un principio no estaban pensados para un receptor infantil; pero por su temática, su forma de contar, si animismo, sus personajes, son sencillos, concretos, repetitivos, familiares… van bárbaro con este tipo de literatura. Y como extra en general trabajan cuestiones de creencias, ideologías, valores, etc.  que son muy interesantes para conversar luego con los niños.

Si pensamos en la poesía infantil es más heterogénea y lo que las hace muy pertinentes y al alcance y gusto de los niños es que están llenas de metáforas, de imágenes o ilustraciones y son formas de un lenguaje concreto para dar ideas abstractas. Las poesías hablan de temas que le interesan al niño por su pensamiento egocéntrico: temores, juegos… o porque también tienen temas animistas: árboles, luna, estrellas… Son muy lindos dentro del repertorio popular los refranes, trabalenguas, rimas… por eso, muchos poemas o canciones de la poesía popular, son utilizadas por los niños. Dentro de la poesía infantil, ha autores cultos que escriben poesía, especialmente hecha para niños, hay poesía infantil de origen popular que al principio no era para niños y luego pasan a ser infantiles. Este tipo de poesía se han usado después para diferentes juegos, hay canciones, adivinanzas, versitos, rimas, etc. que muchos docentes saben usar muy bien para motivar e interesar a los niños.

 

Lo que sucede con el teatro infantil es que va más a lo verbal, es una suma de signos, algo más que palabras y no sólo se trabaja el código verbal, sino también el código visual, la expresión corporal, efectos sonoros, musicales… El teatro infantil es básicamente espectáculo, los códigos no verbales son lo prioritario. Además, la obra que se represente tiene que ayudarles a descubrir cosas interesantes al niño, experimentar su realidad, su entorno. Para ello se utiliza mucho el ritmo en la obra, en todos los sentidos: sonoro, visual, motriz…es un teatro global. En él no hay una diferencia clara entre espectador-actor, ya que hay una participación directa del espectador en la obra.  Las “mal” llamadas formas parateatrales, que son las más antiguas y dieron origen al actual teatro son auténticas formas teatrales y las que más interesan o atrapan a los niños. Entre ellas están el teatro de sombras de origen oriental, aquí sólo necesitamos un lienzo, un foco de luz y recortar siluetas; el teatro de cámara negra: en este tipo de teatro, el actor se camufla y sólo se ve el objeto que se mueve. El tipo de teatro improvisado, con poca preparación, adecuado a los niños, muy útil para iniciar a los niños en el teatro. Los títeres y marionetas para los más pequeños son la mejor opción, porque son vistosos, hay sonidos, voces diversas y exageradas, porque tienen una magia especial que atrae mucho.

La oferta de la literatura infantil es tan variada, tan linda que me gusta pensar que no existan libros malos para los niños. Puede haber algún momento en se pone de moda entre los adultos señalar una serie de libros infantiles, un género, o un autor, y declararlos malos para los niños, libros que habría que evitar que leyeran. No sé, no estoy tan segura de que sea así siempre, hubo una época cuando recién aparecieron, que se creía que los cómics alimentaban la incultura. Y vemos que no es así, incluso me animo a decir que es una buenísima forma de introducir en la lectura a muchos niños y niñas. Dado que cada niño y niña son diferentes, habrá autores que unos quieran y busquen leer más que a otros, y probablemente puedan encontrar ahí las historias que buscan y adaptar sus ideas, empezar a formar críticas u opiniones. Y tal vez esos libros de ficción que a nosotros no nos gustan mucho pueden ser un punto de entrada para leer otros luego.

Por último, siempre es necesario en la literatura infantil un adulto que con respeto sepa cómo llegar a los niños, ya sea escribiendo las historias, narrando, leyendo...pero siempre desde el respeto y el amor, la dulzura…

Ahora volviendo al tema inicial del aislamiento, y con relación a esto, la literatura para los niños y la escritura si son más grandecitos, son recursos, salidas excelentes para este momento.

¿Y después qué?

Todo este tiempo con sus vivencias tan particulares para cada niño y familia, conformará seguramente la personalidad de los niños. Nos encontraremos con niños con miedo a salir o no, con poca tolerancia a lugares donde haya mucha gente o no...Tendremos que entender que afectará posiblemente en la medida que haya afectado a los padres, a los adultos que los cuidan...tanto ambientes hostiles como serenos aportarán lo suyo. Leía por ahí, y me gustó mucho algo que alguien dijo, yo ampliaría la frase “esto también pasará y esto también quedará”, como ha pasado con los grandes hitos de la historia que incluso los niños leen en los libros.

Tanto en niños como en adultos esto tendrá múltiples y variados efectos en la subjetividad, pero también será una experiencia rica en aprendizajes donde todos hemos desplegado toda nuestra creatividad para expresarnos, nos hemos encontrado con nosotros mismos y hemos aprendido tal vez en algún momento a sentirle el gusto, el costado bueno, lindo al aburrimiento...
 

Abierto en AGOSTO
Nuestra tienda permanecerá abierta durante todo el mes
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada