Busca:   en:
Inicio > Revista

Bilingüismo y educación en Cataluña(IV).Noción de educación

Ramon Cerdà Massó | 1/08/2003
4 Noción de educación

4.1 Algunos lugares comunes sobre la educación

4.1.1 Confusión con información. Como en el clásico ejemplo de la diferencia entre dar un pescado y enseñar a pescar, también la educación es mucho menos una acumulación de conocimientos que la adquisición, y la inculcación, de una actitud y una aptitud para adquirirlos.


4.1.2 Confusión con instrucción. Aunque es inevitable en alguna medida, no se trata de crear un sistema de automatismos, hábitos o creencias, en el sentido más extenso posible (cf. 4.2.3).
Bertrand Russell se valió de un símil para la educación instruccionista de ciertos sistemas diciendo que equivale a lo que haría un maestro que enseñara a los alumnos que los cuchillos sólo sirven para cortar patatas y nada más. Saca una patata y “demuestra” que es así. Saca luego una piedra y “demuestra” que no sirve para cortar nada más. De este modo evita que piensen en la posibilidad de que el cuchillo corte cualquier cosa blanda y lo vuelvan contra él mismo (sustitúyase el cuchillo por el cerebro y cortar con pensar).

4.1.3 Enriquecimiento individual. No es necesariamente cierto que cuanta más educación se reciba mayor es la calidad intelectual y humana de su beneficiario. En principio, sólo es así individualmente, esto es, con respecto al propio beneficiario.

4.1.4 Exclusiva de la infancia y la juventud. Una de las pocas diferencias que distinguen al hombre de los animales radica en que el hombre extiende ilimitadamente, a lo largo de toda su vida, la capacidad de aprender; no sólo como capacidad de adquirir nuevos conocimientos, sino también de evaluar y revisar las síntesis de lo adquirido.

4.1.5 Proceso unidireccional, del preceptor al discípulo. Existe un principio pedagógico, esgrimido por no pocos docentes sensibles, según el cual el profesor aprende más de sus alumnos que éstos de él. Como mínimo, la educación es un proceso igualmente creativo para todas las partes.



4.2 Algunas puntualizaciones

4.2.1 Ante la evidencia de que la mayor parte de la gente vive intelectualmente con un puñado mal organizado de ideas básicas más o menos preconcebidas, no hay que optar por limitarse a sacar provecho de ello y darlo todo pensado (como hace, por ejemplo, la publicidad), sino por enseñar a pensar (como debe hacer la educación).

4.2.2 La educación es un proceso paradójico en el que alguien se apodera momentáneamente de la mente de otro para enseñarle a evitar que eso le suceda en el futuro.

4.2.3 A cada paso nos vemos obligados a recordar aquel principio de que un estúpido con un micrófono y altavoces ejerce más influencia social que cien sabios encerrados en un laboratorio. Lo peor de todo es que el del micrófono controla no sólo los decibelios, sino también las palabras, luego las frases y finalmente la realidad misma, moldeándola en función de cómo la describe y hasta haciendo que sólo exista de ella lo que menciona y desaparezca lo que silencia.

4.2.4 La educación es una actitud permanente, natural o adquirida, en la que se busca y aprecia por encima de todo lo que presenta cualquier forma de discrepancia; donde lo consabido se vuelve aburrido, por no decir insignificante.

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2021 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada