Busca:   en:
Inicio > Revista

La musicoterapia en los gerontes: una alternativa de salud.

El siguiente trabajo constituye el primer esfuerzo orientado a la aplicación de técnicas musicoterapéuticas para contribuir a la salud física y mental de las personas de la tercera edad en Cuba. Se describen las diferentes técnicas, música e instrumentos utilizados en un total de 71 personas de entre 60 y 87 años, en un tratamiento de nueve meses con una frecuencia semanal y que culminó con una mejorías tanto de sus problemas de comunicación como de estados anímicos, entre otros logros.
(Publicado en la Revista Psicología y Salud, (Psychology and Health) del Instituto de Investigaciones Psicológicas de la Universidad Veracruzana, Vol 13, No1, enero-junio del 2003, México.)

Introducción

La vejez no es algo que esté allí afuera, fuera de nosotros, en el futuro, sino que es presente actual y que la llevamos dentro activamente”, señala Leopoldo Salvareza (cfr. Di Prinzo, 2001). En efecto, el envejecimiento es considerado como un proceso fisiológico que se inicia en el momento de la concepción y que se hace más evidente después de la madurez, produciéndose cambios cuya resultante es una limitación de la adaptabilidad del organismo a su entorno (cfr. Rocabruno y Prieto, 1992). Este proceso universal, irreversible y progresivo es el resultado de una serie de cambios morfológicos, fisiológicos, bioquímicos y psicológicos que el factor tiempo introduce en el ser vivo.

Al finalizar el siglo XX y arribar el XXI, 550 millones de personas tenían sesenta años o más de vida (De la Osa, 2001). Este fenómeno, que podría constituir un problema para algunos, para otros no es más que el resultado de una acertada aplicación de sus políticas sociales. En este sentido, el caso de Cuba, país con un 14% de la población de adultos mayores, es un ejemplo fehaciente. Resulta un indiscutible reto para todos los que se dedican a la atención de este sector de la población el hecho de que exista una reciprocidad entre el aumento imparable de la población de más de 60 años y el incremento de la calidad de vida. En 1950, 200 millones de personas en el mundo tenían más de sesenta y cinco años, y en los próximos cincuenta años podrían llegar a más de 1,041 millones, aunque su porcentaje variará en correspondencia con el nivel de desarrollo del país (se estima que un 14% corresponda a los países desarrollados, un 77% a los países en desarrollo y sólo un 9% a los países de bajo desarrollo (Cabrera, 2001). En el caso particular de Latinoamérica, según proyecciones de la Organización de las Naciones Unidas (De la Osa, 2001; Parlamento Latinoamericano, 1996), en 2050 Cuba estará al frente con un 33% de su población mayor de 60 años, seguida de Uruguay (con 25%), Chile y Panamá, y esto sin tomar en cuenta que, según reportes de Partida (2001), “la población de 65 años o más prevista para mediados del presente siglo es de tal magnitud que equivale a casi to-dos los habitantes de toda América Central en la actualidad” (p. 6). Existen países, como es el caso de México, cuyos montos se estima se multiplicarán casi siete veces al aumentar de 4.8 a 32.4 millones, o sea que dentro de 50 años se espera que uno de cada cuatro mexicanos pertenezca a la tercera edad (Partida, 2001). Estas cifras, lejos de sobresaltar, constituyen un llamado a la cooperación de todos a favor del aumento de la calidad de vida de los adultos mayores.

Tal realidad que se vive a diario revela que se hace cada vez más necesaria la toma de medidas (entiéndase programas, estrategias, políticas, lineamientos, proyectos) que favorezcan el bienestar biopsicosocial de las personas de más edad. En otros países ?principalmente en los desarrollados, donde la esperanza de vida es alta y el aumento creciente de la población mayor de seis décadas demanda cada vez más de atención priorizada?, se emplean alternativas “saludables” que propician una mejor calidad de vida. En este sentido, la utilización de técnicas con música, al igual que otras manifestaciones del arte, ha constituido una herramienta terapéutica de vital importancia, ya que, como expresara la musicoterapeuta Ruth Bright (1993), puede ofrecer alivio y fortaleza, y ayudar a que los ancianos enfrenten el futuro con cierto optimismo o aceptación.

En la actualidad, cuando aún falta mucho para satisfacer las necesidades psicológicas de la creciente población de adultos mayores, la musicoterapia, como tratamiento que emplea el uso controlado de la música y sus elementos (Munro y Mount, 1978), les ofrece soluciones a problemas de salud que en muchas ocasiones, por el futuro incierto implicado, no se tratan de la mejor manera posible; basta con citar a los enfermos mentales crónicos, los que sufren demencias, secuelas por accidentes vasculares encefálicos (AVE), estados terminales y síndrome de Down, entre otros.

Es muy gratificante para quienes se dedican a la prevención, la promoción y la recuperación de la salud de ese tipo de personas ?a quienes se consideraba en algún momento como incurables?, apreciar su rehabilitación física y mental y su reinserción en la sociedad. Esta experiencia es en extremo satisfactoria cuando se logra que a través de la música los adultos mayores evoquen experiencias de su infancia y juventud; se despojen de sus duelos, temores y frustraciones; fomenten sus relaciones interpersonales; disminuyan o alivien sus ansiedades y estados depresivos, y, sobre todo, descubran los usufructos que les proporciona haber llegado a la tercera edad.
Día Alzheimer 2019
[Libros alzheimer con descuento]

 
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada