Busca:   en:
Inicio > Revista

La hoja de ruta en la facilitación logopédica.(Parte II)

La sonrisa, la postura, la distancia y proximidad y la imagen personal nos ofrecen interesantes pistas y cierran los puntos clave sobre los componentes no verbales del niño/a.
Ser empático, implica simpatizar con el usuario; habilidad para entender sus demandas, inquietudes, dudas y ponerse en el lugar del otro, dando respuestas acordes y acompañando en todo el proceso.

Considero que el registro de observación, debería hacerse al finalizar cada sesión, ya que podría incomodar a la persona observada, si se fuera registrando en el momento de la facilitación logopédica.
Previamente, el profesional tendría que tener absoluta claridad, de aquello que va a observar, cómo lo va a observar, en que contexto y si necesitará ampliar la observación a otros espacios, como por ejemplo: si se tratara de un niño/a, en el recreo cuando juega con otros niños/as; si se tratara de un adulto, cuando se relaciona con otros familiares, amigos.

La mirada es el primer escalón, el primer obstáculo que hay que sortear. El éxito de la facilitación logopédica, de ello depende. La función básica de la mirada, está centrada en sincronizar y acompañar el habla. Poco a poco, se nos va a facilitar la observación de sonrisas, tipos diferenciados de humor y simpatía, gestos, tipos de posturas, respiración, actitudes, a lo que se va a agregar la palabra.

La calidad y tipo de miradas, comunican actitudes interpersonales. El contacto visual, nos da amplias señales de implicación, atención, seguimiento; mientras que la desviación, ausencia y desfocalización de la mirada nos hablan de personas con desajustes en los hábitos sociales y comunicativos.

Según Knapp, se puede mirar con mayor atención cuando: se está físicamente alejado de la persona a la que se mira; cuando hay interés; se es extrovertido, presenta necesidades de afiliación o inclusión dentro de un grupo, se pertenece a un grupo cultural en el que se enfatiza el contacto visual en la interacción,...

La expresión facial nos pueden dar grandes pistas, ya que es el rostro es una fuente de señales, para conocer el estado actual del usuario del servicio de logopedia, nos muestra un gran abanico de posibilidades de la comunicación no verbal. Por otra parte, nos proporciona una vía de retroalimentación, que si utilizamos con respecto y tacto, nos marcarán la hoja de ruta de nuestra labor como logopedas. De alguna manera, a través de la expresión facial del usuario, nos dirá, no tan solo si está a gusto o no en la sesión, sino también, si ha comprendido las consignas, si está sorprendido ante un logro, si está de acuerdo, si menosprecia las consignas de trabajo, etc.

Los gestos conforman un estimulo visual, que nos facilitan una gran fuente de información, nos ilustran sobre descripciones y acciones que se pueden o no complementar con el habla.
Los gestos pueden distinguir una relación espacial, esquematizar un pensamiento, sustituir o acentuar palabras o frases sencillas.

La sonrisa, la postura, la distancia y proximidad y la imagen personal nos ofrecen interesantes pistas y cierran los puntos clave sobre los componentes no verbales del niño/a.
Abierto en AGOSTO
Nuestra tienda permanecerá abierta durante todo el mes
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2019 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada