Busca:   en:
Inicio > Revista

Método de tratamiento de Terapia Ocupacional (Parte XI)

 La actividad humana individual no es simplemente una cuestión de elección personal e interés, pero se deriva de la condición de una persona en la sociedad y depende de las condiciones sociales e históricas. El ajuste psicológico a la discapacidad debe extenderse más allá de las elecciones y los intereses del individuo; la reorientación requiere de una reestructuración de las relaciones sociales del paciente para que el paciente pueda realizar operaciones posibles y producir de este modo resultados satisfactorios.

Jorge Valverdi | 1/03/2015

 Actividades deseables

Uno de los méritos de la psicología soviética es el reconocimiento de que las actividades deseables se derivan de las condiciones sociales existentes (Wertsch, 1979, 1985).
 
La actividad humana individual no es simplemente una cuestión de elección personal e interés, pero se deriva de la condición de una persona en la sociedad y depende de las condiciones sociales e históricas.
 
Por ejemplo, ver el fútbol como una actividad de tiempo libre no es sólo sobre la base de los intereses de una persona en el fútbol, pero también depende de la disponibilidad de aparatos de televisión y de los satélites.
 
Para extender esta analogía, la disponibilidad de tecnología avanzada ha permitido que las computadoras puedan ser utilizadas en los tratamientos de terapia ocupacional.
 
Las discapacidad visto por los terapeutas con frecuencia se asocian con reducciones aparentemente profundas y dramáticas en la condición social de la persona.
 
El ajuste psicológico a la discapacidad debe extenderse más allá de las elecciones y los intereses del individuo; la reorientación requiere de una reestructuración de las relaciones sociales del paciente para que el paciente pueda realizar operaciones posibles y producir de este modo resultados satisfactorios.
 
En esencia, muchas de las personas con discapacidad atendidos por terapeutas necesitan ayuda para evaluar objetivamente su situación y determinar un papel dentro de las condiciones sociales disponibles.
 
Encontrar a un papel aceptable se hace posible cuando las personas generan sus propios deseos. Las actividades deseables tienen dos efectos: Crean un sentido personal o reconocen la discapacidad en el paciente, que revelan el significado social de las consecuencias de la discapacidad para el paciente.
 
El sentido personal es percibido y creado por el individuo durante el proceso de hacer una actividad y después de que esta se complete. Las normas culturales relevantes se agregan a un sentido personal y aclaran el significado de una discapacidad (Leontiev, 1978).
 
Para efectos de la evaluación, los terapeutas distinguen entre activos, limitaciones de la capacidad, competencia y pronóstico.  Estas distinciones se realizan a menudo y son recomendada en los métodos de tratamiento.
 
El desarrollo del sentido personal del paciente con discapacidad no parece incluir estas distinciones.
 
Los activos y limitaciones, por ejemplo, se combinan cuando los pacientes aprenden a alimentarse mientras usa una férula o puede moverse mientras está en una silla de ruedas.
 
Es más problemático cuando las personas con discapacidad cognitiva no pueden reconocer la presencia de una discapacidad, en este sentido las personas que funcionan en el nivel 3, suelen no reconocer un resultado manifiestamente insatisfactoria, como un cuadro que está al revés.
 
En el nivel 4, el resultado insatisfactorio puede ser reconocido en un proyecto en particular, pero el paciente no es capaz de interpretar el significado social de su rendimiento lento o las implicaciones sociales para insistir en resultados idiosincrásicos.  En el nivel 5, las divergencias sociales como ignorar las normas establecidas para el rendimiento dentro de una sociedad, no pueden ser anticipadas.
 
Debido a que los terapeutas utilizan la actividad como método de tratamiento, estos están en condiciones de ver el significado social de una discapacidad y ser testigos de la formación de un sentido personal de la discapacidad, pero la tragedia es evidente, debido a que el significado social de la discapacidad con frecuencia es que en las actividades por lo general se dan por sentado que están más allá del alcance de la persona con discapacidad.
 
La dura realidad es que la gama habitual de actividades deseables está severamente limitadas. Pocas operaciones posibles pueden estar disponibles con pocas actividades deseables.  Las operaciones posibles pueden ser rechazadas por los pacientes, las familias y la sociedad.
 
Es por eso que los terapeutas utilizan una enorme cantidad de ingenio para encontrar actividades deseables.  Afortunadamente suelen tener éxito mediante la búsqueda de operaciones posibles, haciendo ajustes en las normas para obtener resultados satisfactorios, con la esperanza de dar con una actividad legal y deseable.
 
Por estas razones, no podemos darnos el lujo de descartar cualquiera de nuestros suministros clínicos. Hipótesis de tratamiento Durante muchos años, los terapeutas han utilizado la hipótesis de tratamiento para explicar la eficacia y como el hacer una actividad produce una mejora en la capacidad del paciente para funcionar, esto antes era el criterio requerido para la evaluación de la efectividad del tratamiento.
 
El aumento de la capacidad es una hipótesis aguda, el modelo de tratamiento médico refleja años de servicios hospitalarios.  La necesidad de ampliar la hipótesis de tratamiento parece ser más esencial en algunas áreas de la práctica que en otros.
 
Los terapeutas que trabajan con pacientes con lesiones en las manos, por ejemplo, pueden confiar en la hipótesis de recuperación debido a que las lesiones en las manos tienen un buen pronóstico para la mejora de la capacidad.
 
Además, la simple relación de causa y efecto entre hacer una actividad y la mejora de la capacidad funcional es relativamente fácil documentar, cuando se esperan cambios en los músculos y nervios.
 
Cuando los cambios en la capacidad no se pueden esperar o no pueden ser explicados por la participación en actividades terapéuticas, se requieren objetivos de tratamiento adicionales.
 
En los últimos años, se han identificado problemas con la hipótesis de tratamiento curativo, una mayor dificultad radica en la necesidad de reconocer un mal pronóstico.
 
Otra dificultad reside en la necesidad de reconocer las explicaciones alternativas, además de actividades terapéuticas para un buen pronóstico.
 
Se han realizado avances en el tratamiento de estos problemas, mediante la adopción de posturas de documentos que describen los roles y funciones de terapia ocupacional en la atención a largo plazo y con las personas con discapacidad grave (Rogers, 1983; Sabari, 1983) , .
 
Los dilemas del tratamiento siguen existiendo y deben ser examinados para aclarar el uso de la actividad como un método de tratamiento.
 
Se pueden identificar tres dilemas de tratamiento que requieren la reformulación de los objetivos, en primer lugar, algunos procesos patológicos agudos tienen un buen pronóstico, pero tienen explicaciones alternativas de mejora (es decir, los efectos de la medicación, el proceso de curación natural, y el crecimiento y desarrollo normal).
 
Las explicaciones alternativas sugieren que otros factores, además de la actividad, pueden representar mejoras en la capacidad (Allen, 1982, 1985).
 
La gran pregunta, implícita en el reconocimiento de otras causas que generan el cambio es que, si otros factores producen la mejora de las capacidades, ¿por qué usar actividades como método de tratamiento? Las categorías diagnósticas afectadas por esta cuestión son los trastornos afectivos primarios, trastornos de ansiedad, abuso de sustancias, todas las condiciones pediátricas, traumatismos de cráneo, y accidentes vasculares cerebrales.
 
Los estudios del cambio en la capacidad de estas poblaciones requieren un grupo de control de personas que no están recibiendo el tratamiento dirigido a cambiar la capacidad.
 
En segundo lugar, algunos procesos de la enfermedad como por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer, que se caracterizan por una pérdida progresiva de las capacidades requieren un reconocimiento de la pérdida y una declaración realista de lo que puede y no puede hacer.
 
En tercer lugar, las limitaciones persistentes, como los que se presentan con lesiones de la médula espinal y los trastornos esquizofrénicos, requieren el reconocimiento de la falta de conocimientos médicos para corregir la discapacidad y una declaración realista de lo que puede y no puede hacer para disminuir la dificultad de vivir con discapacidad.
 
Además, las discapacidades crónicas requieren criterios para dar por terminado los servicios de terapia ocupacional.
 
Para demostrar la efectividad del tratamiento con estas tres poblaciones, que constituyen la mayoría de los pacientes atendidos por terapeutas, se requiere una mayor precisión en la explicación de la importancia de la actividad.
 
 
 
 
Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada