Busca:   en:
Inicio > Revista

Perfil Psicolingüístico en niños con TEL (Parte IV). Clasificaciones del TEL

La variedad de problemas de lenguaje que los niños pueden desarrollar es muy amplia, tal como han mostrados los trabajos de clasificación y establecimiento de subtipos de TEL. Desafortunadamente, el panorama de los subtipos identificados hasta la fecha, dista mucho de ser claro, lo que se puede deber, al menos en alguna extensión, a los diferentes métodos de clasificación utilizados.

 


Clasificaciones del TEL 

La variedad de problemas de lenguaje que los niños pueden desarrollar es muy amplia, tal como han mostrados los trabajos de clasificación y establecimiento de subtipos de TEL. Desafortunadamente, el panorama de los subtipos identificados hasta la fecha, dista mucho de ser claro, lo que se puede deber, al menos en alguna extensión, a los diferentes métodos de clasificación utilizados. En muchos de estos estudios, el número de participantes es demasiado pequeño para identificar relaciones estadísticas significativas. En la inmensa mayoría de estudios, además, las medidas no cubren el rango total de habilidades cognitivas y lingüísticas. La mayoría –si no todos– de los subtipos aparecidos conciernen estrictamente a muestras de hablantes ingleses, lo que significa que la posibilidad y validez de los subgrupos identificados para poblaciones clínicas no inglesas son simplemente desconocidas. 

En la literatura científica se ha descrito a los TEL como un grupo muy heterogéneo. Por un lado, en las clasificaciones internacionales de enfermedades más utilizadas (ver por ejemplo, el DSM-IV y el CIE-10) se establece una diferencia entre aquellos que presentan problemas tanto en la comprensión como en la expresión del lenguaje, de los que muestran dificultades únicamente expresivas.
CIE 10 (1992): Trastornos específicos del desarrollo del habla y del lenguaje

Trastorno de pronunciación
•    Trastorno de la expresión
•    Trastorno de la comprensión
•    Trastorno del desarrollo del habla y del lenguaje sin especificación

DSM-IV (1995) que consta de 5 categorías:
•    Trastorno expresivo de lenguaje
•    Trastorno mixto (receptivo-expresivo) de lenguaje
•    Trastorno fonológico
•    Tartamudeo 
•    Trastorno de comunicación sin especificar

Los trastornos del habla y del lenguaje aparecen también recogidos en el DSM-IV dentro de los trastornos de inicio en la infancia, la niñez o la adolescencia. Siguiendo criterios clínicos y de consenso, diferencia entre los trastornos del lenguaje expresivo y los trastornos mixtos del lenguaje receptivo- expresivo. 

Hay que señalar que el DSM-IV integra en ambos grupos tanto a los trastornos adquiridos como a los del desarrollo, por lo que tendríamos que precisar más la correspondencia y limitarla a estos últimos. (21)

La categorización más clásica del TEL procede de los trabajos de Rapin y Allen y en las revisiones posteriores de Monfort  y de Chevrie-Muller , y se basa en la clasificación en tres categorías principales de trastornos del desarrollo del lenguaje: trastornos expresivos, trastornos mixtos receptivos expresivos, y trastornos de procesamiento central.

 • Trastornos de la vertiente expresiva:
 Trastorno de la Programación Fonológica
 Dispraxia verbal 

• Trastorno de comprensión y expresión:
 Trastorno Fonológico-Sintáctico.
 Agnosia Auditivo-Verbal 

• Trastornos de procesamiento central:
Trastorno Semántico-Pragmático
Trastorno Léxico-Sintáctico
    
Cuadro clínico:
1-Trastornos de la vertiente expresiva 
Dispraxia verbal: La consulta de los padres es “Entiende todo, pero no habla”, lo que hace que muchas veces los pediatras subestimen el síntoma y esperen a que evolucione naturalmente, comenzando el tratamiento cuando el déficit ya está instalado. Este cuadro afecta sólo a la expresión del lenguaje. La comprensión no se encuentra afectada o puede estar levemente descendida, pero no comprometida totalmente y este descenso obedece al déficit de expresión. La dificultad está producida por la incapacidad para la articulación de los sonidos del lenguaje, afectada en grado variable desde una incapacidad severa a leve, pero que siempre afecta la fluencia del discurso. No mejora la articulación con la repetición. El niño se presenta como normal en cuanto a la comprensión, tanto del lenguaje como en su adaptación al medio en que se maneja, pero no habla o lo hace utilizando muy pocas palabras y con mensajes entrecortados apoyados por sonidos no lingüísticos y gestos.

Trastorno de la programación fonológica: La consulta de los padres es “Habla mucho, pero no se le entiende nada”. También en este caso la comprensión del lenguaje está conservada totalmente o levemente descendida por el defecto de expresión. Fluidez en la producción pero con una articulación muy distorsionada.   Mejora en la repetición de sílabas aisladas. La dificultad radica en que los fonemas no están totalmente integrados y, por lo tanto, le resulta muy difícil al niño combinarlos para la emisión de palabras y frases. Generalmente son niños activos y vivaces, que hablan mucho y se comunican con el entorno, aunque éste no pueda responder a todas sus demandas porque no las entiende, parece tener un lenguaje propio.

2- Trastornos que afectan la comprensión y la expresión
Agnosia auditivo verbal: Sordera verbal. Fluidez perturbada. Comprensión oral severamente afectada o ausente. Normal comprensión de gestos. 

Trastorno fonológico – sintáctico: En estos casos la comprensión del lenguaje está alterada, pero generalmente en menor grado que la expresión. Fluidez verbal perturbada. Articulación alterada. Sintaxis deficiente; frases cortas, mal estructuradas, ausencia de nexos y de marcadores morfológicos, laboriosa formación secuencial de enunciados. El compromiso de la comprensión del lenguaje es variable, pero siempre está presente, originando dificultades para la adquisición de conceptos y la realización de consignas complejas. Los padres advierten desde muy pequeños las dificultades tanto para hablar como para comprender lo que les dicen y muchas veces atraviesan por la duda de pensar que su niño tiene un déficit intelectual, situación muy angustiante para el núcleo familiar. La única forma de realizar un diagnóstico diferencial es evaluando las capacidades no verbales del niño.

El tratamiento de los trastornos fonológico - sintácticos debe enfocarse, en un principio, a mejorar la comunicación general, utilizando inicialmente algún sistema alternativo de comunicación, de ser necesario, y luego centrándonos en el trabajo específico de estimulación y aprendizaje. Generalmente el tratamiento del trastorno fonológico - sintáctico es prolongado, puede afectar el aprendizaje escolar de modo secundario y dejar alguna secuela lingüística en la edad adulta.

3- Trastornos del procesamiento central 
Déficit semántico– pragmático: Desarrollo inicial más o menos normal. Articulación normal o con ligeras dificultades. Habla fluida, con frecuencia logorréica. Desarrollo gramatical normal. Grandes dificultades en comprensión. Lenguaje incoherente, temática inestable, frecuente ecolalia o perseverancia.

Estos niños presentan características en su lenguaje muy similares a la de los niños autistas de alto rendimiento, o Síndrome de Asperger. La diferenciación con estos casos está dada sobre todo por la evolución a largo plazo del Síndrome semántico-pragmático que los lleva hacia una disminución de los síntomas aunque continúen con algunas limitaciones en sus habilidades sociales y cognitivas, es decir, presentan una evolución paralela entre las habilidades lingüísticas y sociales que no se produce en los casos de trastornos generalizados del desarrollo. Su habla es fluida, frecuentemente incluso hablan demasiado y sólo sobre temas de su interés específico. La dificultad radica en la imposibilidad de llevar una conversación, es decir en el uso del lenguaje como medio de intercambio social. Son capaces de producir enunciados con elementos que son incapaces de comprender cuando los utilizan los demás. Realizan emisiones estereotipadas y repetitivas. Los padres consultan porque “el niño, aunque habla, no se comunica con ellos”, no establece relaciones con sus pares, no responde a preguntas sencillas, por ejemplo ¿cómo te llamas? y, sobre todo, no puede dialogar.

El tratamiento está enfocado a lograr la comunicación interpersonal, para lo que deberán disminuir las estereotipias y por otro lado aumentar los intercambios de información en forma individual y colectiva.

Gastos de envío
G R A T I S
Envíos España península para pedidos superiores a 49,90 29,90 euros (más iva) (condiciones)

Compartir en:

compartir FaceBook

Síguenos en: Síguenos en Twiter | Síguenos en Facebook | Instagram | pinterest

Enlaces rápidos a temas de interés

BOLETÍN

RSS | XHTML | CSS
Mapa Web | Registro | Contacta
© Majo Producciones 2001-2020 - Prohibida la reproducción parcial o total de la información mostrada